Instalan un árbol navideño en Angrois en recuerdo de las víctimas del accidente de tren

*CORRECCIÓN PIE DE FOTO* GRA070. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24/12/2013.- Personas anónimas continúan colocando numerosos ramos de flores en el lugar del accidente del Alvia del pasado verano, cuando se cumplen cinco meses de la tragedia,
|

Un árbol navideño, con sus luces y lazos, honra en Angrois, la llamada “zona cero”, a las víctimas de la tragedia del Alvia. En esta fecha tan señalada, la Nochebuena, se cumplieron cinco meses del descarrilamiento del convoy que el pasado 24 de julio truncó decenas de vidas y rompió por la mitad otras tantas.
Los vecinos de esta parroquia, en el barrio compostelano de Sar, que lleva el nombre del río que lo atraviesa, recuperan poco a poco la normalidad tras la concentración de caos y dolor en la que, sin quererlo, se vio sumido este lugar a las 20.41 horas de ese miércoles de verano.
Sus residentes, moradores de un núcleo pegado a las vías del tren, han sido testigos y protagonistas de un suceso que los ha convertido en noticia mundial y que quedará imborrable en sus mentes durante toda la vida.
Francisco José Garzón Amo, el maquinista, un hombre que gozaba de un expediente intachable, es ahora mismo el único imputado después de que la Audiencia Provincial de A Coruña exonerase a los miembros del consejo de administración del gestor ferroviario Adif y a los cinco técnicos responsables de la seguridad en la circulación.
El auto con el que el órgano de apelación levantó la imputación de estos cargos supuso que la instrucción judicial retornase al punto en el que se encontraba a los cuatro días del suceso, con el conductor, que no redujo la velocidad, acusado de un homicidio imprudente.
No obstante, no se cierra la puerta a que se siga investigando para comprobar si en ese tramo, con una reducción drástica de 200 a 80 kilómetros por hora, se necesitaban medidas adicionales de seguridad y así se determina por consenso técnico, puesto que en caso contrario tal apreciación es “prematura”.
En Monforte de Lemos es difícil encontrar a alguien que no se compadezca del piloto, un hombre que nació allí y del que dicen que siempre fue “divertido, alegre, responsable” y con una sonrisa perenne. Quienes lo conocen piden que se analicen bien las causas.
Él mismo, Garzón Amo, que ha dicho sentirse engañado por casi todos, confía en la investigación del magistrado instructor Luis Aláez.
Esa fatídica jornada tomó el mando del vehículo en Ourense. Allí, en la estación, los pasajeros que este martes aguardaban en el andén han puesto su memoria a funcionar.
Saben que el recuerdo permanecerá ahí. Una joven de Santiago que cursa estudios en Ourense, Cristina Oujo, ha señalado que la casualidad evitó que hubiese cogido ese tren, el accidentado.

Instalan un árbol navideño en Angrois en recuerdo de las víctimas del accidente de tren