La Xunta no descarta un cierre total de hostelería si la situación sigue empeorando

Un camarero limpia una mesa en Lugo | aec
|

El cierre total de la hostelería en Galicia o en algunos de sus ayuntamientos si la situación epidemiológica continúa empeorando no es inminente, pero sí una medida que está sobre la mesa en función de lo que ocurra en los próximos días.

Así lo señaló ayer en rueda de prensa en Vigo el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, quien dijo que de momento hay que “confiar” en las medidas que entraron en vigor la noche del jueves al viernes aunque, “por supuesto”, el comité clínico, “si se diera alguna situación que obligase a tomar una medida adicional”, la tomará, indicó.

“De momento el planteamiento es mantener la situación actual y esperar un tiempo con estas medidas, que son importantes y afectan de forma clara y dramática a algunos sectores, antes de pensar en incrementarlas”, añadió.

Las ciudades de Pontevedra y, sobre todo Vigo, son las principales candidatas a sufrir nuevas restricciones por su situación epidemiológica tras el comité clínico que se celebrará mañana.

“La tendencia de Vigo es mala y no es descartable que en el comité clínico de este lunes –por mañana– se tomen medidas”, adelantó García Comesaña, quien, sin embargo insistió en que la incidencia acumulada a catorce días, o a siete, no son los únicos parámetros que se estudian a la hora de tomar decisiones, entre ellos la presión asistencial, que en el caso del área sanitaria de Vigo juzgó “razonable”.

 

Toque de queda

El titular de la Consellería de Sanidade se refirió también a la importancia de que el Ministerio de Sanidad encuentre la fórmula para flexibilizar el horario de inicio del toque de queda, tal y como han solicitado varias comunidades autónomas.

“Creemos que hay que seguir poniendo sobre la mesa herramientas, y la herramienta de bajar el horario del toque de queda creemos que puede ser de interés”, subrayó.

“Que esté disponible en función de las características epidemiológicas de cada territorio, sea ayuntamiento, área sanitaria o provincia, y que se pueda ajustar un poco más y reducir la movilidad, que en estos momentos es una cuestión prioritaria”, añadió.

La ampliación tanto del toque de queda como del confinamiento domiciliario se debatió en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud del miércoles, pero no obstante el Gobierno dijo “que hay herramientas” en el actual decreto del estado de alarma y que por el momento estas medidasd no eran “imprescindibles”, ha explicado el conselleiro.  

Por su parte, doctores que forman parte del comité clínico piden encarecidamente a la población que se quede en sus casas ante las cifras de la pandemia en Galicia, con 11.666 casos activos, 1.343 nuevos contagios y más de 1.500 muertos.

El especialista en Medicina Intensiva del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) Pedro Rascado utilizó su cuenta personal de Twitter para indicar que “es el momento de quedarnos en casa” y solicitar sentido común. El médico Sergio Vázquez, que ejerce en el Hospital Lucus Augusti (HULA), empleó la misma red social para concretar que todo el empeoramiento “pivota” sobre tres puntos básicos, los cuales enumera y que son “espacios cerrados, tiempos de estancia y reuniones de no convivientes”.

De esta manera, Vázquez censuró episodios como el de un bautizo que ha dejado ocho positivos en Covid-19 y a treinta personas en cuarentena en Monforte y Sarria, en la provincia lucense, y observó que “en todo esto subyace una grave irresponsabilidad”, por ejemplo.

La Xunta no descarta un cierre total de hostelería si la situación sigue empeorando