Los artificieros evitan un atentado contra los españoles en Afganistán

Un artificiero desactiva el artefacto con diez kilos de explosivo efe
|

 Los artificieros españoles evitaron ayer un atentado contra las tropas enviadas por España a Afganistán, al localizar y desactivar un artefacto explosivo improvisado (IED), con una carga de 10 kilos de explosivos, que estaba preparado para explotar al paso de un convoy español en las proximidades de Moqur.

El artefacto, que fue localizado el domingo, fue desactivado a primera hora de la mañana por un equipo de especialistas compuesto por unos 50 militares tras dos horas de trabajos.

El convoy español estaba formado por unos 50 vehículos de transporte y de personal, así como blindados RG-31 y Lince, más de 150 soldados.

El artefacto se encontraba semienterrado y preparado para ser accionado por control remoto, declaró el teniente José Luis Carrasco, jefe de los equipos de desactivación del contingente militar español en Afganistán.

Por la vía denominada “ring road”, la principal arteria de comunicación que circunvala Afganistán, el convoy debía cubrir el trayecto entre Moqur, donde se encuentra un puesto de combate, y la base española de Qala i Naw, en la provincia afgana de Badghis (oeste), bajo responsabilidad española.

El capitán Javier Iban, jefe de la Unidad de Protección, y el teniente Carrasco, declaró que recibieron el aviso de la amenaza de un atentado hacia las 14 horas del domingo, unas horas antes de que el convoy saliera de la base.

Tras activarse el protocolo, en el que lógicamente se ordenó la paralización del convoy, los militares españoles se desplazaron al lugar de los hechos, en las proximidades de Moqur, y comprobaron que se trataba de un IED.

Al entrar la noche decidieron que la desactivación se realizaría con las primeras luces del día, detalló el teniente Carrasco, quien precisó que se desactivó a las ocho de la mañana tras dos horas de trabajos.

Esta es una de las numerosas actuaciones que llevan a cabo los militares que integran el equipo de desactivadores del contingente español en suelo afgano.

Según detallaron sus responsables, en los dos últimos meses han sido desactivados tres IED listos para explosionar y parecidos al de ayer, además de otros cuatro de otras características.

Así explicó que lo normal es encontrarse con IED cargados con entre 10 y 20 kilogramos de explosivo “casero”, almacenados en garrafas amarillas.

España mantiene en Afganistán unos 1.500 militares, de los que unos 1.200 se encuentran en Qala i Naw, que incluye los puestos de combate de Ludina, Moqur y Darra e Bum, y de la misión se estaciona en la base de apoyo avanzado de Herat.

Los artificieros evitan un atentado contra los españoles en Afganistán