La glorieta de Lonzas entra en servicio tras casi seis años de espera

La reapertura se demoró varias horas con respecto al horario previsto susy suárez
|

Con bastante retraso con respecto al horario previsto (estaba programada para pasadas las seis de la tarde y no tuvo lugar hasta más tarde de las ocho) la rotonda de Lonzas se abrió por fin al tráfico. Fue un momento esperado con gran expectación por los miles de conductores que circulan a diario por la avenida de Salgado Torres, y que llevan aguardando casi seis años por que este nudo de comunicaciones estuviera operativo.
Durante ese tiempo, las obras convirtieron ese tramo de la avenida de Salgado Torres en un cuello de botella que iba a parar a la glorieta de Eduardo Diz, pero desde ayer su apertura significará un alivio para todos los conductores que se dirigen a diario a trabajar al polígono comercial. De hecho, se espera que por esta rotonda de 75 metros de radio y nada menos que tres niveles distintos circulen sin interrupción hasta 100.000 vehículos diarios.
En realidad, solo dos de los tres niveles están listos para la circulación, porque todavía sigue en obras la conexión con la Tercera ronda. Lo que se comprometió el Ministerio de Fomento a dejar habilitado hoy son los carriles que unen esa rotonda con Salgado Torres en los dos sentidos de circulación. También se ha abierto al tráfico el ramal que une la rotonda con la avenida de Glasgow, lo que mejora el acceso de los residentes en la zona, una de las peor comunicadas con el resto de la ciudad.
 La rotonda está destinada a ser uno de los nudos más importantes de conexión con la Tercera Ronda, pero en cuanto a cuándo estará totalmente finalizada la infraestructura, Fomento reconoce que todavía será necesario un poco más de paciencia. Si todo sale como estaba previsto el próximo ejercicio se habrán concluido los últimos trabajos en la Tercera Ronda y el tráfico de acceso y salida de la ciudad tendrá una fluidez como no ha visto en años.

La glorieta de Lonzas entra en servicio tras casi seis años de espera