Los diez minutos iniciales arruinan el debut naranja

Deporte Campeón-2019-09-30-028-7e6c1903
|

El nuevo Basquet Coruña cavó su tumba en los primeros minutos del debut ante su afición ante un Lleida muy superior en todo a los de Sergio García.

El desastroso y decisivo primer cuarto se resume con unos pocos datos: tres pérdidas en las cuatro primeras posesiones, un punto en los cinco primeros minutos y solo dos triples como canastas en juego en diez. Si ello unimos una defensa inexistente –el Lleida sacó petróleo de los ‘missmatch’– el resultado es 9-27 para un equipo visitante que cerró el acto con 7 de 12 en tiros de dos y 4 de 5 en triples, todos ellos liberados. Y peor que el marcador, la sensación de que los de naranja eran once señores que jamás habían jugado juntos.

Smith anotó la primera canasta de dos cuando el reloj ya había consumido 12:08 y el Lleida había cruzado la doble decena (12-32). Pero esos puntos, más tres de Kamba y uno de Bulic fue lo único que subió al casillero local en 6:30 (16-38). Dos anotaciones de dos de Bulic en diez segundos –las mismas que en los diecisiete minutos anteriores– alteraron ligeramente la dinámica, que, sin embargo, no cambió al llegar al minuto 20 (22-44).

Doblado en el marcador, el Coruña optó por doblar el espinazo atrás, aunque con más voluntad que efectividad. Mejoró el ataque, en ritmo y acierto, pero su rival apenas vio mermado el suyo. La irrupción –a ambos lados de la pista– de Thiam animó a los locales, aunque  lo máximo que pudo acercarse fue a catorce puntos (43-57), después de anotar 29, siete más que en toda la primera parte.

 

Acción y reacción

Con una desventaja de quince (51-66) arrancó el último acto. Un 2+1 de Maiza acercó más que nunca al BC (58-69), todavía con 6:30 en el crono, pero en la siguiente jugada, un mal tiro de Lafuente tocó el tablero y se convirtió en algo más que un simple triple. Y es que cuando todo te sale, te sale todo.

Otro 2+1, este de Kamba, devolvió el -11 al marcador a falta de 3:45, pero otra vez los de Jorge Serna replicaron con un acierto desde larga distancia. Y así puso Carey el epílogo a una puesta acción del Basquet Coruña horripilante en el inicio, decente en el nudo y notable en el desenlace.

Mucho trabajo por delante para Sergio García, que al final del primer cuarto abroncó a Green –su ‘5’ titular– y en los otros tres lo tuvo sentado.

Los diez minutos iniciales arruinan el debut naranja