Feijóo dice que hay que esquivar la soberbia de no reconocer errores

2013101922071316766
|

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, se ha referido este sábado a la necesidad de "esquivar la soberbia de no reconocer un error" puesto que un buen político es el que así lo asume y "trata de corregir aquello en lo que aún se puede mejorar".

En su intervención, durante la tradicional pulpada del PP de Lugo con motivo de la celebración del San Froilán, este dirigente ha aludido a Galicia como "un pueblo responsable" que merece unos "gobernantes a su imagen y semejanza" y bajo ningún concepto "portavoces de la desesperanza" que niegan todo lo que se ha conseguido en los últimos años.

En el Pazo de Feiras e Exposicións de Congresos de Lugo, el líder de los populares gallegos ha insistido en que "de poco servirían" a los ciudadanos de esta comunidad autónoma "los cantos al federalismo o al soberanismo si no pudiésemos llegar a fin de mes".

Así, ha rechazado la actitud de aquellos grupos que rechazan los logros alcanzados desde que está al frente de la Xunta porque "no le están haciendo oposición al Gobierno, sino que están haciendo oposición a Galicia".

Por ello, ha confesado no entender el comportamiento de las fuerzas de la oposición en el pasado debate del estado de la autonomía, puesto que se ha visto esta semana que la "coalición tripartita" votó más de 60 propuestas de resolución "de forma diferente".

Y esto, "por ser incapaces de llegar a acuerdo", ha apuntado.

También se ha referido Núñez Feijóo a la "actitud" de las formaciones parlamentarias que se negaron a apoyar la condena a Resistencia Galega en este mismo escenario.

"No sé si esos partidos creen que votando en el Parlamento a favor de Resistencia Galega y en contra de una propuesta contra la violencia y el terrorismo hablan en nombre de sus votantes. Desde luego, en nombre de Galicia no".

El máximo mandatario autonómico ha confiado, asimismo, en que el partido mayoritario de la oposición, el PSdeG, asuma el liderazgo que le corresponde, porque votar en contra de cumplir el déficit, de controlar la calidad de los servicios públicos, de poner un canon a la minería o de coordinar los aeropuertos significa "renunciar a defender Galicia".

No obstante, ha dicho que quizás esto se deba "a la desorientación de la nueva dirección socialista".

Núñez Feijóo ha considerado que los ciudadanos, desde posiciones "inconformistas", iguales que la suya, se enfrentan a una situación agravada por la crisis económica que tratan de mejorar, el mismo objetivo que, ha interpretado, queda recogido en las cuentas públicas gallegas para 2014 que su gobierno ha remitido hoy al Parlamento.

El diseño de los presupuestos está pensado para garantizar las prestaciones esenciales, dar una "respuesta satisfactoria" a los 260.773 parados que existen en Galicia y encarar la senda de la recuperación económica, ha concretado.

El presidente de la Xunta ha dicho ser consciente de que estar en política no significa simplemente "hacer balances", puesto que "hay que trabajar por lo que queda por hacer", huyendo de "personalismos" para lograr que los gallegos escriban "juntos" una historia común de superación.

Núñez Feijóo ha estado acompañado en la tradicional pulpada por otros cargos de su partido y por la ministra de Fomento, Ana Pastor, que inauguró este mediodía las obras de rehabilitación del puente romano de Lugo.

Feijóo dice que hay que esquivar la soberbia de no reconocer errores