El Ayuntamiento reconoce “tensión” en Labañou por los roces de convivencia con algunas minorías

Cerca de 80 personas acudieron a la edición de Dillo ti que se celebró en el centro cívico de Labañou | javier alborés
|

El Gobierno local tuvo que enfrentarse ayer con varios vecinos de Labañou que se quejaron durante la celebración del encuentro Dillo ti de los problemas de convivencia que existen en su barrio y que proceden de varias fuentes: las familias realojadas en los grupos de viviendas sociales, como los de María Pita o del Carmen –y que los residentes llevan soportando desde hace tiempo–, las pandillas que se apropian de las zonas verdes y los sin techo que se dedican a emborracharse y a hacer sus necesidades en público. La concejala de Servicios Sociales, Silvia Cameán, declaró que “con esta tensión no se pode continuar” y anunció como solución un proyecto de mediación comunitaria que se pondrá en marcha el próximo mes.
En los jardines anexos al centro cívico los vecinos se quejan de que se celebren fiestas: “Hemos conseguido que medio Ambiente quitara las barbacoas, pero hay mesas y sillas, y los fines de semana viene gente a hacer fiestas”. Los vecinos están cansados de llamar al 092: afirman que traen camping gas, ponen música y causan molestias. Para Cameán la clave es buscar el respeto entre ambas partes, localizar el problema, las alternativas, las necesidades, abrir una negociación y llegar a un consenso: “Neste tema das pandillas que hai, temos que rebaixar a tensión”. Eso sí, la edil pidió “la máxima calma” a los vecinos para hacerlo en el respeto.


Otra vecina denunció las molestias que causan las familias chabolistas realojadas: “Si todo el mundo paga los mismos impuestos ¿Por qué trae a toda esa gente a este barrio y no los lleva a Juan Flórez, o a la plaza de Pontevedra? Esto se está haciendo un gueto en el que no se puede vivir. Amenazan a la gente y a mi hijo le robaron los playeros. Cualquier día va a pasar una desgracia”, denunció. El alcalde, Xulio Ferreiro, negó que se estuvieran creando guetos, y recordó que los chabolistas son reubicados por toda la ciudad. “Tamén na miña rúa, onde vivo eu”, añadió.
Ferreiro recordó que “en el noventa e pico por cento dos casos, non hai ningún problema de convivencia”. Según él, porque los Servicios Sociales están haciendo labores de acompañamiento: se les da clase de cómo comportarse en una comunidad de vecinos o cómo limpiar una casa. El alcalde admite que hay casos complicados. “Algúns deles os temos neste barrio e actuaremos sobre eles”. Además, se denunció tráfico de drogas en las zona de viviendas del Carmen. “Se está fumando, se está esnifando. Y se vende en estas casas. Hay algunos puntos donde se vende”. Otra vecina señaló la impunidad con la que operan. “La Policía pasa con las motos y no hace nada”. La concejala de Seguridad Ciudadana, Rocío Fraga, prometió una reunión con el jefe de la Policía. Local.

El Ayuntamiento reconoce “tensión” en Labañou por los roces de convivencia con algunas minorías