La madre de Asunta recurre su auto de prisión al entender que es nulo

rosario porto, la madre de la niña hallada muerta el pasado fin de semana en una pista forestal de un ayuntamiento próximo a santiago efe/xoan rey
|

La defensa de Rosario Porto, madre de la niña de 2 años Asunta Basterra, cuyo cadáver fue encontrado hace una semana en una pista forestal cerca de Santiago, ha presentado hoy el recurso de apelación contra el auto de prisión decretado el pasado viernes por el juez que lleva el caso, José Antonio Vázquez Taín.
El recurso ha sido formalizado ante el Juzgado de Instrucción número dos de Santiago, que luego deberá trasladarlo al fiscal para su informe, que puede tardar días en contestar, y más tarde llegará a la Audiencia Provincial, por lo que no se resolverá de forma automática.
Por ahora, no hay constancia de que la defensa del padre de la pequeña, el periodista Alfonso Basterra, en prisión como su expareja, haya presentado también recurso.
No lo había hecho hasta las tres de la tarde, hora en que cierran las oficinas judiciales, pero podría haberlo presentado en el registro durante esta tarde, por lo que fuentes del TSXG indicaron que, de ser así, no se conocerá hasta mañana.
Aunque desde ayer el abogado de Rosario Porto es el letrado coruñés José Luis Gutiérrez Aranguren, quien formalizó esta mañana la presentación de la renuncia fue el también abogado Juan Guillán Fajardo, amigo personal del padre de la imputada, que la había asistido en un primer momento.
Gutiérrez Aranguren, ha señalado esta tarde a la Radio Galega que el auto no está motivado. Apuntó que se permite al juez instructor no ser expresivo hasta las "últimas consecuencias", pero la jurisprudencia del Constitucional apunta a que debe dar base a la defensa para que pueda "contra argumentar".
Entonces, dijo, "entiendo que es un auto nulo y recurro a la Audiencia para que así lo declare".
En declaraciones a los medios anoche al salir de la cárcel de Teixeiro, donde se reunió con Porto, este mismo abogado apuntó que su defendida le rogó que trate de conseguir que la investigación no se quede en los únicos imputados y se abran otras vías para indagar sobre este crimen.
También había argumentado que existe una "indefensión absoluta" de Porto, e indicado que desconoce las pruebas que puede haber contra su patrocinada.
El pasado día 24, la Guardia Civil, tras apreciar incoherencias testimoniales y en grabaciones de cámaras de seguridad, imputó por la presunta comisión de un delito de homicidio a la madre de la niña, abogada, aunque no en ejercicio, y excónsul de Francia en Santiago.
Horas después fue imputada su expareja y ambos, tras pasar por el cuartel de Lonzas, en A Coruña, ingresaron en prisión el pasado día 27 después de prestar declaración ante el juez Taín.
Los padres de la niña ingresaron en la cárcel de Teixeiro, imputados por un delito de homicidio, con la posibilidad de elevar la calificación a asesinato, en función del resultado de las pruebas periciales.
A nueve días de la muerte de la niña, previsiblemente asfixiada, tras haber sido sedada, se mantienen estos días las pruebas periciales de la Guardia Civil y todos los investigadores se remiten al departamento de Criminología del instituto armado, con sede en Madrid.
Por ahora no se han hecho públicos los resultados de las principales pruebas que se han practicado en este caso, que está bajo secreto sumarial, entre ellos, si pertenecen a la misma bovina la cuerda encontrada en la pista donde se halló la niña y la detectada en la casa de la familia en Teo, cerca de Santiago, que fue registrada la pasada semana, al igual que otros dos pisos en el ensanche de esta ciudad.
También se desconoce el resultado de las inspecciones de las llamadas de los móviles de los padres de la pequeña el día que desapareció y su posición a las horas próximas a la muerte de la menor.
El cadáver de Asunta Yong Fang Basterra Porto, de origen chino y a la que sus padres adoptaron cuando todavía no tenía un año, fue localizado por dos viandantes en una pista forestal de Teo, horas después de que sus padres denunciasen su desaparición.
Inicialmente la madre había declarado que ella misma había dejado a la niña en su domicilio por la tarde cuando salió a la calle y que cuando regresó, no estaba. Sin embargo, luego cambió parte de la versión tras serle mostradas las imágenes, captadas por una cámara de seguridad, en las que iba en su coche acompañada por la menor a una hora en la que supuestamente ya había desaparecido.
Ambos progenitores negaron ante el juez haber sido los autores de la muerte de la pequeña.

La madre de Asunta recurre su auto de prisión al entender que es nulo