La falta de un nuevo presupuesto redujo el número de beneficiarios de las principales ayudas sociales en 2019

26 agosto 2019 / 02 enero 2020 página 3 A Coruña.- La Marea destinó más fondos a publicidad que apra la renta social entre 2017 y 2018 La concejalía de Servicios Sociales, de la que depende la renta, se encuentra en Cua
|

La ciudad tuvo durante todo el año pasado un presupuesto prorrogado y esto tuvo entre sus consecuencias un descenso en el número de beneficiarios de las principales ayudas sociales.

La renta social, el Servicio de Ayuda a Domicilio y las ayudas de emergencia social son tres de las principales iniciativas que el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Bienestar Social, tiene en funcionamiento para colaborar con aquellas personas cuya situación lo requiere por estar en riesgo de exclusión.

Uno de los casos más destacados fue el de la renta social. Si en 2018 hubo 404 de estas prestaciones al final del año pasado eran 215, a las que no se pudieron añadir los casos de otras personas que estaban a la espera de poder recibir esta ayuda con la entrada en vigor de un nuevo presupuesto. De hecho, el Ayuntamiento tuvo que realizar un cambio en las cuentas para añadir fondos a este programa para poder abonar aquellas prestaciones que ya estaban concedidas, pero para las que no había fondos por mantenerse la previsión que se había hecho para el ejercicio previo y que se demostró insuficiente. Finalmente se añadieron 417.000 euros.

En ese mismo modificado también se incorporaron 240.000 euros para las ayudas de emergencia social. En este caso, la variación de beneficiarios entre 2018 y el año pasado fue de 73 menos. 

En este caso se utilizaron los fondos hasta que se agotaron y en el presupuesto que acaba de entrar en vigor hay un aumento de 100.000 euros en esta partida. Tanto en emergencia social como en las rentas se acudirá a un cambio en las cuentas en caso de que sea necesario para atender la demanda.

Mientras, en cuanto al Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) también hubo un descenso, en este caso se pasó de 1.520 a 1.515 beneficiarios aunque con un aumento en el número de horas prestadas, una circunstancia similar a la que ocurrió entre 2016 y 2017.

La previsión para este año es bastante diferente ya que en las cuentas municipales se incluye un total de 8,6 millones de euros para este programa, 600.000 euros más que anteriormente ya que se licitará un nuevo contrato para este servicio.

Los responsables del Gobierno local cuentan con que este refuerzo del programa pueda estar en funcionamiento el próximo mes de julio y según las estimaciones realizadas durante los estudios previos se entiende que podrá ayudar a alrededor de dos centenares nuevos de beneficiarios.

La asistencia a aquellos ciudadanos en situación de exclusión social o en riesgo de ello es uno de los principales aspectos que quiere abordar el actual grupo de gobierno, que ve en la labor que desempeña la Concejalía de Bienestar Social uno de sus pilares de acción. Además de las iniciativas existentes, está previsto que se puedan poner en marcha otras para poder garantizar la ayuda a todo el que la necesite.

La falta de un nuevo presupuesto redujo el número de beneficiarios de las principales ayudas sociales en 2019