El padre del atacante del Louvre denuncia la “brutalidad” del soldado que disparó a su hijo

Reda Abdullah al-Hamamy, the father of Abdullah Reda al-Hamamy who is suspected of attacking a soldier in Paris' Louvre museum, holds a picture of his son during an interview with Reuters in Daqahliya, Egypt, February 4, 2017. REUTERS/Mohamed Abd El Ghany
|

Reda al Refaai, padre del atacante del museo del Louvre, aseguró que su hijo no es islamista y que las autoridades francesas le acusan de terrorismo para justificar la brutalidad con la fue reducido, tras recibir varios disparos de bala. Abdulá Reda al Hamami fue reducido el pasado viernes tras herir levemente a un militar ante la entrada del Louvre al grito de “Alahu Akbar”, “Alá es el más grande”.
El padre del sospechoso, que vive en Egipto, explicó que se enteró de lo ocurrido a través de Facebook y que todavía no tiene confirmación sobre su estado. “¿Está vivo? ¿Está muerto? ¿Era él de verdad?”, preguntó.
“No tiene sentido que hayan dicho que es un terrorista. Es una coartada para no tener que pedir perdón o explicar los actos de este soldado que utilizó la fuerza bruta con un pobre joven de 29 años”, afirmó.
El hombre aseguró que para él es “incomprensible” que un hombre joven cometa un “acto terrorista con solo un cuchillo”. “Si me dices que tenía una pistola, un fusil, entonces sí te creeré, pero no lo sé. Solo queremos la verdad”, añadió.

viaje de trabajo
Al Refaai explicó que su hijo trabajaba en Sharja, en Emiratos Árabes Unidos, y estaba en París en un viaje de trabajo que iba a durar una semana. Las autoridades francesas informaron de que Al Hamami llegó a Francia el 26 de enero con un visado de turista emitido en Dubai.
A las 09.50 horas del viernes, con una mochila a la espalda, un machete en cada mano y los brazos en alto, el detenido “se precipitó sobre los militares” que vigilaban el Louvre. 
Logró herir a un uniformado e intentó atacar a otro antes de caer tiroteado al suelo.
Los agentes establecieron un cordón de seguridad en torno al Louvre y, en consecuencia, los accesos del metro quedaron clausurados. Las 250 personas que estaban visitando el museo en el momento del suceso fueron trasladadas a lugares seguros dentro de las instalaciones a la espera de que concluyesen los registros.
Una segunda persona fue detenida por su presunta implicación en el ataque, según informó el portavoz del Ministerio de Interior, Pierre-Henri Brandet.
“Una segunda persona con comportamiento sospechoso ha sido detenida”, dijo Brandet en declaraciones a la prensa recogidas por el diario “Le Figaro”. 
Por otro lado, el museo del Louvre reabrió ayer sus puertas y funcionó con normalidad, después de permanecer cerrado durante varias horas tras el ataque por motivos de seguridad.  

emergencia
Francia se encuentra en estado de emergencia desde los atentados perpetrados por milicianos del Estado Islámico el 13 de noviembre de 2015 en París, que dejaron 130 muertos. 
El último gran atentado tuvo lugar la noche del 14 de julio, durante los festejos del Día de la Bastilla, cuando un camión arrolló el paseo marítimo de Niza, matando a 86 personas. n

El padre del atacante del Louvre denuncia la “brutalidad” del soldado que disparó a su hijo