Afaco atendió en seis meses a 90 familiares de enfermos de Alzheimer, la mayoría hijas

La asociación conmemoró el Día Mundial del Alzheimer | patricia g. fraga
|

El mal del Alzheimer entró ayer en los mercados municipales y en el Gadis. Fue mesa informativa en la calle e iluminó la Torre de morado. El Día Internacional del Alzheimer se conmemoró con consejos en pleno asfalto y una recolecta que siempre es necesaria para seguir apoyando a los afectados y a sus familiares.
En este sentido, el psicólogo del colectivo, Juan Bonome, indicó que en los primeros seis meses atendió a 90 cuidadores, la mayoría hijas, que suelen ser las que se encargan de atenderles. En general, el especialista orienta a los parientes sobre cómo manejar situaciones complicadas o por problemas psicológicos propios: “Preguntan si algunos cambios conductuales son debido a la enfermedad” como no saber vestirse o que se niegen a salir de casa.
Lo son, afirma, porque su personalidad cambia, “tienen temor a perderse o a encontrarse con gente conocida”. También piden asesoramiento cuando el enfermo no acepta lo que tiene: “Yo les digo que no entren en discrepancias graves”.
Bonome viene de participar en un congreso en Lisboa con su compañera Elena Viqueira, que giró en torno a la importancia de diagnosticar el Alzheimer lo más temprano posible y mejorar la calidad de vida de los enfermos.
Respecto a lo primero, explica que en la primera fase “los tratamientos farmacológicos son muy efectivos” y retardan el proceso. Con una esperanza de vida de 15 años, los avances son evidentes aunque en este punto, también entra el debate ético.
Y es que el psicólogo recuerda que no todo el mundo quiere vivir sea como sea. Depende mucho de cómo se llegue a la fase avanzada y por eso, es clave adelantarse cuanto antes a la enfermedad para dejar cerradas estas cuestiones. En la actualidad son cerca de 180 socios en Afaco, atendidos por 40 trabajadores desde abogados a logopedas: “Cuando empecé en 2003 éramos ocho”.

Afaco atendió en seis meses a 90 familiares de enfermos de Alzheimer, la mayoría hijas