Los 3.000 de Riazor, como si fueran 32.000

|

Cuarenta años después, el Deportivo ha vuelto a competir en Segunda División B después de haber perdido dos categorías en los tres últimos años, y lo hizo, además, con público, que sí tiene permitido el acceso al fútbol no profesional mientras que, paradójicamente, en Primera y Segunda División las gradas siguen vacías.

La afición tenía hambre de fútbol y lo demostró desde que se pusieron las localidades a la venta en la Oficina de Atención al Deportivista de Riazor.

Solo tenían derecho a reservar alguna de esas entradas los socios protectores del Deportivo, una nueva modalidad que diferencia del resto de abonados a los que perdonaron la indemnización correspondiente a los partidos que se disputaron a puerta cerrada la temporada pasada y que renovaron sus abonos.

Y aunque en principio el club pensaba que podía garantizar el acceso a Riazor a todos los que habían reservado su billete, finalmente, se quedó corto porque la Xunta solo le permitió meter 3.000 aficionados en la grada, lejos de los 5.000 que se había planteado.

Se registraron colas los dos primeros días de venta y, al no poder optar a un aforo mayor, el club se vio obligado a cerrar el despacho de localidades. Los socios que habían reservado su entrada pero no pudieron retirarla, tendrán preferencia en el siguiente encuentro de la temporada.

Instrucciones

Los aficionados tuvieron que seguir las instrucciones de protocolo, con control de temperatura antes de acceder a la grada, y, en ellas, se tuvieron que ubicar con separación. Incluso los convivientes guardaron distancia.

Solo se les permitió levantarse para ir al baño y no hubo servicio de cafetería dentro del estadio.

Pocos, pero ruidosos

En el caso de Riazor, 3.000 representa menos del diez por cien del aforo habitual del recinto (más de 32.000), así que la imagen fue más la de un amistoso descafeinado de pretemporada (Un partido del Teresa Herrera sin el Depor) que el de un partido de Liga.

Eso sí, los que estuvieron en la grada se dejaron la garganta, hicieron ruido y propusieron un ambiente que se echaba de menos en el fútbol desde que el coronavirus interrumpió la temporada pasada a mediados de marzo para cambiar la vida y también el fútbol, que poco a poco recupera la normalidad.

Los aficionados se acordaron del presidente de LaLiga a los 12 minutos, como hacían antes del lamentable Depor-Fuenlabrada. Sonó un unánime “Tebas vete ya” en el Estadio de Riazor. l

Los 3.000 de Riazor, como si fueran 32.000