Continúan a menor ritmo

|

Alejandro Arribas, Alberto Lopo y Germán Lux continúan trabajando a menor ritmo que sus compañeros. Sin embargo, todo apunta a que los tres estarán en perfectas condiciones el sábado, frente al Betis.
Los dos defensas centrales llevan toda la semana ejercitándose más suave que sus compañeros. Arribas, debido a que arrastra unas molestias en el gemelo por un golpe que recibió en una de las últimas acciones del partido del sábado contra el Sporting de Gijón, mientras que en el caso del zaguero catalán, se debe a que sufre unas molestias en la zona cervical.
Estas circunstancias provocaron que tanto el madrileño como Lopo trabajaran en el gimnasio en las dos primeras sesiones de la semana.
Ayer, ambos estuvieron ejercitándose en el césped junto al resto de sus compañeros, pero lo hicieron a menor intensidad.
En el caso de Arribas, se retiró al gimnasio a mitad de la sesión, aunque aseguró que se encuentra bien y que tan solo ha rebajado la intensidad por precaución.
Lopo tampoco completó el entrenamiento. Por instrucciones de los servicios médicos del club, el veterano futbolista hizo parte de la jornada con el equipo y posteriormente se ejercitó en solitario.
El tercer jugador que también rebajó la intensidad del entrenamiento fue el portero Germán Lux. Por segundo día consecutivo, el guardameta argentino se marchó a los vestuarios antes de que finalizara el entrenamiento y se ejercitó a menor ritmo que los otros cancerberos.

campo muy pesado
La rebaja de la intensidad en las últimas sesiones se debe a que Lux tiene síntomas de fatiga muscular. El estado de los campos de Abegondo estos días, con las intensas lluvias que han caído, no es el mejor, puesto que el terreno de juego se encuentra muy pesado, lo que provoca que haya mayor riesgo de que los futbolistas sufran una lesión.
Debido a que la presencia del argentino en la portería se antoja imprescindible, después de que Manu Fernández no haya dado la talla y de que Pletikosa no acabe de coger la forma, los médicos prefieren que Lux no fuerce.
Pese a todo, el guardameta se retiró a los vestuarios con una sonrisa en la boca y lanzó un mensaje tranquilizador al asegurar que se ve en condiciones de jugar el sábado.

Continúan a menor ritmo