El comercio aborda con moderado optimismo la campaña navideña

Comercios / MARINEDA CITY
|

Un deseo común, “que vaya mejor que la del año pasado”, expresan los representantes del sector comercial de la ciudad de cara a la campaña navideñas que ayer se iniciaba con el primer domingo de compras en las principales áreas y algunas tiendas del centro. El sector aborda las próximas semanas con el peso de unos meses que fueron, según los califica el nuevo presidente de la Federación Unión de Comercios Coruñesa, Adolfo López Cabrera, “desastrosos”. No obstante, algunas diferencias del presente año respecto al pasado hacen que las expectativas para estas navidades sean moderadamente esperanzadoras.
“Esperamos que sea un poquitín mejor”, formula el presidente de la Federación Provincial de Comercio, Miguel Agromayor, que se fija en la devolución de la paga extra a los funcionarios como un factor que puede dar un pequeño impulso a los negocios. “Hablamos de regalos pequeños, no joyería o muebles”, matiza, y sostiene que un otoño con pocas ventas debería dar paso a un diciembre algo más animado.
En la misma dirección se pronuncia la presidenta de la asociación comercial Distrito Picasso, Belén Chaver, que reconoce que sus expectativas son algo mejores que en anteriores campañas. “Todo el mundo está harto de esta crisis”, lamenta, para reconocer que las cosas “siguen estando difíciles”. En su caso, Chaver aplaude las iniciativas desarrolladas por el Ayuntamiento para dinamizar las zonas comerciales de cara a las fiestas –entre ellas, una campaña de tíckets para el poblado Laponia, que los clientes recibirán en los comercios con sus compras–.
También desde otros ámbitos, como la Federación Unión de Comercios Coruñesa, ven la cosa “muy difícil”, pero entre sus asociados hay quien confía en que acciones como la pista de patinaje instalada en Méndez Núñez tengan “tirón comercial”.

embotellamientos
Lo cierto es que, a la vista de la jornada de ayer, las previsiones de los representantes locales del gremio podrían cumplirse, ya que la primera jornada festiva de puertas abiertas de la campaña se zanjó con un buen número de potenciales clientes en los núcleos comerciales de la ciudad.
A mediodía, el trasiego en la plaza de Lugo era constante, a pesar de que la mayor parte de los negocios pequeños permanecían cerrados, al contrario que las grandes cadenas. Incluso, en torno a la una de la tarde, San Andrés registró pequeños embotellamientos, en parte por la afluencia a la zona de tiendas, si bien por la tarde la mayor parte de los comercios de la calle Real y su entorno estaba cerrada.
Para intentar que la tendencia mejore, las asociaciones preparan sus propias iniciativas, bien para reforzar las acciones institucionales para estas fechas, bien para complementarlas. Desde la Federación Unión de Comercios Coruñesa, por ejemplo, ultiman campañas puntuales en barrios como Riazor, Sagrada Familia o el Orzán, mientras Distrito Picasso se propone colaborar con lo que haga el Ayuntamiento. n

El comercio aborda con moderado optimismo la campaña navideña