Reportaje | Las vallas de obra cercan el centro del núcleo de Santa Cruz

|

Dice siempre el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, cuando hay quejas sobre las obras, que estas provocan inconvenientes pero que son para bien.
Sin embargo, a los vecinos del núcleo de Santa Cruz puede que como la situación se prolongue por tiempo se les acabe diagnosticando el “síndrome del presidiario”, si tal cosa existe.
Y es que en un radio de escasamente medio millar de metros se están llevando a cabo tres obras cuyas vallas poco espacio dejan a los residentes de esta popular localidad para transitar sin toparse con obstáculos metálicos.
Se trata de la construcción de un tanque de tormentas, la edificación de un hotel en el antiguo solar del Maxi y de la instalación de una glorieta en la intersección de las dos carreteras que enlazan Santa Cruz con Mera y Meirás.
El primer proyecto se inició en abril en el parque Luis Seoane y se centra en ayudar a evitar desbordamientos de aguas residuales, que ahora llegan a la playa, debido al incremento de población en esta localidad en verano. Esta infraestructura es un depósito con gran capacidad de almacenamiento y se construye donde ahora se ubica la zona infantil del parque de los Patos. Las obras durarán año y medio y según indicó en su momento la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, en septiembre estarán en marcha de forma simultánea tanto los trabajos del tanque de tormentas como los del sifón, en la rotonda del Ché Guevara.
Hotel Maxi
La segunda obra se está realizando sobre el solar que ocupaba el antiguo hotel Maxi. La sociedad Hostcastros está construyeno toro hotel de cuatro estrellas con un máximo de 14,97 metros de altura. El promotor declaraba que la ejecución del inmueble le iba a costar más de 2.400.000 euros. El edificio tendrá bajo y tres plantas además del bajo cubierta y dos plantas sótano. Para ejecutar el edificio la promotora tuvo que adecuarse a los informes de Demarcación de Costas, que exigían pedir el replanteo de las líneas de servidumbre antes de iniciar las obras. Asimismo se vio obligada a contar con el informe favorable de la Agencia Española de Seguridad Aérea (Aesa), por ser zona de sobrevuelo de aviones. Este organismo prohíbe sobrepasar los 21 metros de altura para un inmueble. Al final serán casi quince y el futuro hotel contará con restaurante, cafetería y lobby bar.
Por último está la obra que se caracteriza por ser la más polémica. Se trata de la construcción de la glorieta sobre el terreno que ocupó durante décadas una estación de servicio.
El regidor anunció recientemente que licitará el próximo mes de septiembre la obra de construcción de la rotonda. y que la Xunta ya remitió el convenio a través del cual se hará entrega a Oleiros de casi 600.000 euros para que lleve a cabo, por su cuenta, la infraestructura viaria.
García Seoane recordaba que el Gobierno local, a pesar de que la vía es de titularidad autonómica, expropió los terrenos precisos para la ejecución de la glorieta, y que redactó el proyecto de su construcción. l

Reportaje | Las vallas de obra cercan el centro del núcleo de Santa Cruz