Manuel Guisande | “Deseo un mundo gobernado por mujeres, valen más que los hombres”

Copia de El Ideal Gallego-2018-02-10-036-7b9380d7
|

“¿Cómo somos los gallegos? Depende”, Premio de Literatura y Ensayo Fernando Arenas 2017, ya ha vendido más de 2.000 ejemplares. Su autor, Manuel Guisande, muestra en esta entrevista su forma particular de entender la vida.

Voy a hacerle una entrevista, digamos que seria, para conocerle. 
Bien, pero me da que le voy a defraudar; soy una persona muy normal, aunque la gente, por eso de que escribes, siempre piensa que eres raro o especial. Para que se haga una idea, yo puedo escribir perfectamente con el ruido de la lavadora, el friegaplatos con una sartén al fuego mientras se hacen huevos fritos… Yo eso de la naturaleza, el campo, la tranquilidad y las hierbecitas lo dejo para las marelas, las vacas.
 
¿Qué opina sobre la muerte? 
Lo primero que opino es que me llegue después de esta entrevista, que hay que vender libros; pero la muerte en sí nunca me ha preocupado, perder facultades me podría preocupar, y digo me podría porque espero morir de un infarto. 

De la igualdad del hombre y la mujer… 
Yo alucino que a estas alturas las mujeres aún tengan que reivindicar una igualdad salarial con el hombre. Las mujeres en general valen bastante más que el hombre. Si en una familia muere la madre… adiós familia, si es al revés, no. Una mujer rinde en el trabajo, en su casa, con los hijos… los hombres somos bastante inútiles y, algunos, unos creídos. También es cierto que somos más nobles y no hay extremos. Una mujer buena es buenísima, y si es mala es malísima. Yo espero que el mundo un día sea gobernado por mujeres, porque con los hombres…ya ve como estamos.
 
¿Y usted tiene mucho ego? 
Para tres letras que son, pues no.

Los gais, los transexuales… 
Hemos venido a este mundo a ser felices y que cada uno viva con quien quiera. Lo importante es que la persona esté bien, a gusto; puestos así, lo que realmente es raro vivir con un perro al que visten, abrigan o lo ponen a dieta.

¿Y usted es feliz? 
Estoy a gusto conmigo mismo.

¿Qué no le gusta de este mundo? 
Podemos vivir todos bien porque hay medios para ello y, sin embargo, entre otras muchas estupideces, buscamos vida inteligente, lo cual es un riego para la Humanidad; o ponemos un aparato en un asteroide gastando miles de millones de euros mientras medio mundo se muere de hambre. Es muy difícil explicar a un hijo lo que estamos o están haciendo con este planeta.

¿Está contra del poder? 
No, estoy contra quien comete injusticias, contra el abuso y la desigualdad, que unos tengan tanto y otros tampoco hasta llegar al punto de que haya gente que se suicida porque le van a quitar la casa. Hasta los animales tienen una guarida y alimentos para sus crías. Nosotros ni eso.

¿El terrorismo? 
Forma parte del sistema, un negocio de unos pocos. Se hace un atentado y hay que comprar miles y miles de armas, chalecos, cámaras de vigilancia… ¿No se ha fijado que el terrorismo actúa por temporadas, como si a alguien le interesara en un determinado momento?

¿Le gustaría entrar en política?
Me gustaría ser alcalde de un pequeño pueblo de unos 2.000 habitantes para demostrar que hay otra forma de hacer las cosas para que la gente sea feliz y sé cómo hacerlo.

Dígame cómo.
Primero involucrar a los habitantes mediante el ejemplo. Si se hace el Día de la Limpieza, yo con un cubo y una escoba; el Día de los Abuelos; hacer convenios con otros ayuntamientos para que, suponiendo que es en Galicia, los mayores conozcan el sur; y los chavales vayan a otros países. Es fácil y barato, se lo digo yo, solo hay que tener ganas de hacerlo. En general a los políticos solo les preocupa su puesto, no les importa el ciudadano, porque en política hay muchos túzaros y vividores, inútiles profesionales que nunca han demostrado nada
¿Qué se puede para hacer feliz?
Cuando cruzas un semáforo y hace buen tiempo, comentarlo al que está a tu lado; hablar con el cajero del supermercado; dar consejos a un padre primerizo para que en los zapatos de su niño ponga el número de teléfono porque si los pierde te llaman… cosas sencillas, yo lo hago y a la gente le gusta hablar, pero nos meten miedo para aislarnos, para evitar que hablemos y protestemos.

Y cuando hace eso, ¿la gente se extraña?
Sí, siempre; te miran con cara rara, pero luego se empatan. La gente es muy normal.

¿Qué es lo que más valora en una persona?
Que sea alegre, inteligente, educado y noble. Con una persona así puedes ir a cualquier parte del mundo.

Usted es humorista. ¿El humor es un síntoma de inteligencia?
No yo no soy humorista, yo no hago reír, me río yo mismo y si alguien quiera acompañarme, genial. Un síntoma de inteligencia... si le digo que sí quedo como un idiota, si le digo que no quedo como un imbécil, complicada la respuesta.

¿Se siente afortunado?
Sí, yo quería ser un simple periodista y todo lo que ha venido después… libros, premios, exposiciones… nunca lo imaginé. Muchas veces pienso cuánta gente que ha tenido que ponerse a trabajar escribiría muchísimo mejor que yo y que realmente merecería una entrevista.

¿Qué es lo que más le ha marcado en la vida?
Haber hecho sucesos en varios diarios, incluido este. Tantas luces en las calles principales y hermosos escaparates no nos deja ver que hay otra ciudad que sufre; cuando la ves empiezas a valorar todo.

Si no fuera escritor ¿qué le gustaría ser?
Músico, porque me encantaría componer y podría vivir tocando en la calle o buscándome la vida, pero con la literatura… Terminaré como la mayoría de los escritores, en la pobreza.

Manuel Guisande | “Deseo un mundo gobernado por mujeres, valen más que los hombres”