Decretan prisión para el miembro de La Manada que robó unas gafas

Ángel Boza, el miembro de La Manada detenido el miércoles por robar unas gafas de sol y agredir a unos agentes | efe
|

El Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla, en funciones de guardia, acordó ayer el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza del miembro de La Manada Ángel Boza, condenado junto a otros cuatro miembros a nueve años de cárcel por abuso sexual a una joven en los Sanfermines de 2016 y detenido este miércoles por el presunto hurto de unas gafas de sol de un centro comercial de Sevilla y por arremeter con su coche contra unos vigilantes de seguridad.
Así lo confirmaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que añaden que la decisión se toma en base a la presunta comisión de un delito de robo con violencia. Por el momento la causa se instruye por este único delito.
Boza compareció ayer por la tarde ante el juez titular del juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla, después de que ante los agentes de la Policía Local hispalense encargados de su caso se acogiese a su derecho constitucional a no declarar, según informaba su abogado defensor, Agustín Martínez. El abogado, además, daba cuenta de que el arresto de su patrocinado fue comunicado a la Audiencia de Navarra como instancia que le condenó por un delito de abuso sexual sobre una joven en los Sanfermines de 2016, una sentencia no firme al haber sido recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.
En cualquier caso, y según informó el abogado defensor, Boza sí prestó declaración ante el magistrado del Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla, que tras oírle ordenó su ingreso en prisión. Según la Policía Local de Sevilla, Ángel Boza habría acudido la tarde de este pasado miércoles a un centro comercial de la capital andaluza y tras interesarse por unas gafas de sol valoradas en unos 200 euros, se habría hecho con las mismas retirándoles el dispositivo de alarma y colocando otras gafas en el lugar del expositor de venta donde estaban las mismas.
Tras ello, se habría desplazado al aparcamiento del centro comercial para subir a su vehículo y abandonar el recinto, siendo abordado por dos vigilantes de seguridad al haberse percatado del hurto uno de los vendedores del centro comercial y dar la alerta. Lejos de atender las indicaciones de los vigilantes, según la Policía Local de Sevilla, Boza embistió contra ellos con su coche, resultando ambos lesionados aunque no de gravedad. l

Decretan prisión para el miembro de La Manada que robó unas gafas