Feijóo presume de la autonomía gallega, que fue creada sobre “el respeto a la ley”

O titular da Xunta, Alberto Nœ–ez Feij—o, acompa–ado polo conselleiro de Econom’a, Emprego e Industria, Francisco Conde, manter‡ un encontro con Diego Mart’nez, Elena Ojea e Javier Montenegro, investigadores galegos que te–en obtido unha beca ERC
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, reivindicó que Galicia construyó su autonomía “sobre el respeto a la ley, a la convivencia” y “apoyándose unos gallegos en otros”, al tiempo que auguró que, a quienes “la autonomía les sabe a poco y, más que construir, proponen destruir” saltándose las normas, la “convivencia” y “dividiendo al pueblo”, solo obtendrán “lo contrario, que será el fracaso”.
El mandatario gallego y líder del PPdeG lanzó este mensaje en el Parlamento de Galicia, un día después de que Carles Puigdemont fuese investido presidente de Cataluña redoblando el desafío soberanista. Lo hizo en la presentación del libro que recopila los discurso del expresidente Xerardo Fernández Albor, el primer presidente autonómico, quien, de avanzada edad, no acudió al acto por motivos de salud.
Sí lo hicieron el extitular de la Xunta Emilio Pérez Touriño (PSOE) y el expresidente del Parlamento Tomás Pérez Vidal, entre otras autoridades, que escucharon un discurso en el que Feijóo definió el proceso autonomista de Galicia como “un éxito colectivo” del que los gallegos pueden “sentirse orgullosos”.
Feijóo reivindicó este proceso respetuoso con la ley en el marco de un “galleguismo integrador” que no necesita “confrontar” para “reafirmarse” y se mostró convencido de que el pueblo gallego puede “mirar a su pasado y encontrar grandeza, honestidad, ilusión y valores”. “Valores que en política son mucho más importantes que el don imposible de la infalibilidad”, reflexionó.
Así, erigió a Albor “en un hombre en el que los gallegos ven a un padre” que “supo entender las mayores virtudes de un pueblo y transformarlas en hechos” con la herramienta “del sentidiño”. 
“Pequeña herramienta, para la hercúlea labor que tenía por delante”, apuntó, y aludió al camino iniciado por el primer presidente autonómico frente a “la desconfianza” de los que veían el autogobierno “como un exceso peligroso” y la “suspicacia de los que lo consideraban un proyecto timorato”.
“Galicia era el problema y en Galicia estaba la solución”, proclamó Feijóo, quien destacó que a Albor se le debe “una idea capital” que reflejan los discursos que centran el libro presentado ayer: “La política paulatina”. Y es que, advirtió, “la historia demuestra que las grandes transformaciones se alcanzan mediante pequeños pasos, no mediante acciones drásticas o gestos solemnes”. Subrayó que dichos “pequeños pasos” hicieron posible que “aquel Parlamento alojado en el Pazo de Xelmírez que escuchó el primer discurso de un presidente de Galicia se convirtiese en una Cámara viva”.

Feijóo presume de la autonomía gallega, que fue creada sobre “el respeto a la ley”