Una llamada de auxilio que parece que no oímos

|

¿se acuerdan de cuando salíamos a las ocho de la tarde a balcones y ventanas para aplaudir a los sanitarios? Y les llamábamos héroes y les agradecíamos su esfuerzo y el estar en permanente riesgo por intentar salvarnos del virus. Pues en algún momento todo eso se nos olvidó. Y se nos olvidó que seguimos en medio de una pandemia y que sin nuestro sentido común no hay medidas que valgan. Así que ahora esos sanitarios a los que convertimos en los profesionales más queridos del lugar están desesperados, lanzando cada día mensajes de auxilio que, por lo visto, no oímos. Todos los días, todos, algún profesional de un centro hospitalario nos pide ayuda. Habla de las plantas reconvertidas en zonas Covid, de la suspensión de las operaciones que no sean a vida o muerte, de lo cerca que está el colapso, del agotamiento y de la imposibilidad de que salgamos de esta sin poner de nuestra parte. Pues eso. Que hagamos caso antes de que se nos caiga la cara de vergüenza. A los que les quede vergüenza, claro. FOTO: Dos sanitarios atienden a un paciente covid en una UCI | efe

Una llamada de auxilio que parece que no oímos