Nostián enturbia la relación PSOE-Marea en plena negociación de los presupuestos

09 agosto 2019 página 7 A Coruña.- El Gobierno local pone como límite la próxima semana para resolver el problema de Nostián La planta de Nostián comenzó a funcionar en 1999
|

En plena negociación del presupuesto del año que viene la planta de tratamiento de residuos de Nostián está provocando que la relación entre el Gobierno local y la Marea Atlántica se esté enturbiando por las acusaciones cruzadas sobre la licitación del nuevo contrato.

La concejala de Medio Ambiente, Esther Fontán, explicó ayer en la comisión de esta área la situación en la que se encuentra este contrato y los motivos dados no fueron bien recibidos por sus principales socios a la hora de sacar adelante proyectos en el pleno municipal.

El Gobierno local defiende que los trámites iniciados por sus predecesores eran insuficientes para afrontar una licitación con garantías y que aportase mejoras considerables a la planta.

Este aspecto fue rebatido por la portavoz de la Marea, María García, que precisamente estuvo al frente del área de Medio Ambiente en el pasado mandato. “Un capítulo más”, definió en la comisión de ayer. García precisó que habían elaborado diversos documentos e informes para la nueva licitación y que una vez que se produjo el traspaso de poderes “quedaba unha semana ou quince días” para que estuviese toda la documentación preparada, incluidos los pliegos. Además, defendió que sus sucesores pueden “revisar, corrixir e modificar” pero no “que digan que non hai documentación”.

 

Contradicciones

La alcaldesa expuso una versión bastante alejada minutos después y aseguró que a su llegada a María Pita “había unos borradores incompletos que no servían para una licitación de 20 años”, que es la duración prevista para el nuevo contrato, que tendrá un valor de unos 15 millones de euros anuales.

“No voy a discutir con la Marea por Nostián”, dijo Inés Rey en un par de ocasiones, visiblemente molesta con la postura de los mareantes. A pesar de ello, destacó que los “pliegos tendrían que haber estado ya preparados, terminados o muy avanzados” por parte del anterior equipo de gobierno.

En el Gobierno local no sienta bien que la Marea les señale como responsables de que la licitación no vaya a estar antes de que termine el actual contrato, el próximo 1 de enero y menos el momento, en plenas negociaciones presupuestarias, en las que precisamente esta formación es la que aparece como la opción más probable para que el PSOE pueda aprobar las cuentas del próximo año. “Podrán decir lo que quieran, pero no había avances tecnológicos ni información sobre los rechazos”, dijo Inés Rey, quien aseveró que los pliegos no estaban “ni mucho menos terminados”.

En medio de la disputa entre el Ayuntamiento y la Marea, el Partido Popular mostró su “preocupación” por que “no hay un horizonte cierto”, aseguró Roberto Rodríguez, presidente de la comisión de Medio Ambiente.

“No entendemos que no se tramite a tiempo”, aseguró el viceportavoz del PP, quien criticó que entre el PSOE y la Marea “jueguen al tenis con la documentación”. Rodríguez lamentó que el próximo 1 de enero no vaya a estar licitado ni adjudicado el nuevo contrato y trasladó su preocupación por las condiciones bajo las que se desempeñará el servicio a partir del 1 de enero.

Los populares quisieron mantenerse al margen de las “versiones contradictorias” que se expusieron en la Comisión de Medio Ambiente y reclamaron que se solvente la situación con la mayor celeridad posible.

 

Prórroga

El 1 de enero no estará adjudicado ni licitado el nuevo contrato de la planta de tratamiento de residuos de Nostián, aunque el Gobierno local espera tener en esa fecha todos los pliegos cerrados antes de final de año.

La alcaldesa, Inés Rey, aseguró que se optará por una prórroga para que la concesionaria de Nostián continúe con el servicio, aunque la intención es que no se agoten los cinco años que permite la ampliación.

Nostián enturbia la relación PSOE-Marea en plena negociación de los presupuestos