O Ventorrillo alerta de la invasión de la zona por chabolistas de Penamoa

|

Durante los últimos años han tenido que escuchar como desde el bipartito se les juzgaba como “brazo ejecutor” del PP. Ahora, en la víspera del derribo de las seis últimas chabolas del asentamiento, los miembros de la Plataforma Ventorrillo Desmantelamento Penamoa vuelven a salir a la luz para denunciar las consecuencias de lo que consideran “permisividad” del gobierno local.

Y lo hacen aportando documentos gráficos de varios nuevos asentamientos, todos ellos cercanos al poblado, y muy diferentes a la ocupación del Residencial Finisterre, que ha copado la actualidad en las últimas semanas.

Hablan de casas abandonadas, en estado ruinoso muchas de ellas, pero también de tiendas de campaña, e incluso de una furgoneta que, tras varios meses aparcada en un camino de acceso al asentamiento chabolista, sí fue finalmente retirada por los responsables municipales.

 Señala que lo más preocupante de estos focos es que en ellos se mantiene el tráfico de drogas

Dispersión > Según la plataforma, lo más preocupante de estos nuevos focos de chabolismo es que en ellos se mantiene el tráfico de drogas que antes se concentraba en el poblado, con lo que la dispersión amplifica las consecuencias negativas para los vecinos de O Ventorrillo, A Silva y sus inmediaciones.

En cualquier caso, la presidenta de la plataforma, Ana Oreiro, culpa directamente al gobierno local, que “pese a las constantes denuncias tanto ante el Ayuntamiento como en los medios de comunicación”, muestra un grado de permisividad que ha dado lugar a “todas estas ocupaciones ilegales”.

La plataforma reclama de los responsables municipales que “se tome de una vez en serio los problemas denunciados y aplique las medidas para evitar en un futuro conflictos mayores de los que actualmente existen”.

Por último, Oreiro saluda el derribo de las últimas chabolas, previsto por orden judicial para mañana, u espera que el día 20 “sea la fecha definitiva del esperado desmantelamiento total del poblado chabolista de Penamoa.

Mientras, el poblado consume sus últimas horas prácticamente desierto, ya que los inquilinos de las últimas chabolas, conscientes de que el final es ya irreversible, han ido abandonando la zona en estas semanas.

Aún así, la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento han preparado un amplio despliegue policial para que mañana no se produzcan incidentes.

O Ventorrillo alerta de la invasión de la zona por chabolistas de Penamoa