Urkullu, sobre ETA: No hay riesgo de vuelta atrás pese al bloqueo

El lehendakari, Iñigo Urkullu (i), escucha la intervención del presidente del PNV, Andoni Ortuzar, en un acto celebrado en la sede el partido en Bilbao bajo el título, "Retos y desafíos 2014", con el objeto de hacer balance del
|

El lehendakari, Iñigo Urkullu, se ha mostrado hoy convencido de que a pesar de la "situación de bloqueo" que vive el proceso de paz, "no hay riesgo de vuelta atrás" en la decisión de ETA de abandonar la violencia, si bien ha emplazado a la banda terrorista a decretar ya el desarme.

Urkullu ha reclamado a ETA este paso en una rueda de prensa ofrecida en la sede del PNV en Bilbao junto con el presidente de este partido, Andoni Ortuzar, para hacer balance del primer año desde la victoria en las elecciones autonómicas.

El lehendakari ha subrayado que Euskadi vive "un tiempo de ausencia de violencia en todas sus expresiones" y que en tal escenario, al cumplirse ya dos años del cese de la actividad terrorista de ETA, "no hay riesgo de vuelta a atrás, pese a vivir en una situación de bloqueo".

Ha basado este convencimiento en que hay una "presión social" que aunque pueda parecer "durmiente o silente", está "latente" para que no se dé una involución, "y esto afecta al compromiso de la vida política e institucional de la izquierda abertzale", ha advertido.

Urkullu ha admitido que no ha habido ningún avance "conforme a las expectativas generadas" por la declaración de ETA de hace dos años y que el proceso atraviesa "una situación de bloqueo" ante las dudas de "cómo recorrer el camino a partir de ahora" para asentar la paz y facilitar la convivencia.

No ha querido señalar "quién tiene que dar el primer paso", pero ha instado tanto a ETA como al Gobierno central a adoptar medidas.

A ETA le ha atribuido la "única responsabilidad de consolidar lo que es un tiempo de paz desde su compromiso con la ausencia de violencia, dando un paso más en el desarme".

Al mismo tiempo, ha achacado al Gobierno de Mariano Rajoy el reto de "ayudar en un proceso de convivencia", con la modificación de la política penitenciaria para atender "a los nuevos tiempos y a los derechos de los presos y familiares".

Urkullu ha remarcado que todo este proceso debe hacerse desde "la memoria, la verdad, la justicia, el resarcimiento y la lectura crítica del pasado".

El lehendakari ha reiterado que este año se aprobará el Plan de Paz y Convivencia con el fin de contribuir a que "las distintas familias políticas puedan alcanzar unos mínimos acuerdos sobre la base del suelo ético".

"No nos podemos permitir la inacción y el inmovilismo. Tenemos el reto de hacer efectivos los tres microacuerdos que el plan propone, una vez incorporadas buena parte de las aportaciones de los grupos. Nuestro destino es el consenso", ha reafirmado.

Urkullu, sobre ETA: No hay riesgo de vuelta atrás pese al bloqueo