Herido de una cuchillada un policía al tratar de convencer a una perturbada

la sede de federico tapia solo acogerá actividades puntuales p. puig

Un peculiar suceso sobrecogió ayer a última hora de la tarde a los vecinos de la ronda de Nelle a la altura de la avenida de Finisterre. Una mujer con sus facultades mentales mermadas fue reducida y detenida tras herir con un cuchillo a un policía nacional que trataba de convencerla desde la auto escalera de los bomberos.

Poco después de las 20.30 horas, los vecinos del 112 de la ronda de Nelle comprobaron que la vecina del primero derecha, Azucena V.L., de unos 70 años de edad, rompía varios cristales del hueco de la escalera antes de encerrarse en su casa.

La mujer, atrincherada en su piso, atacó al agente que intentó entrar por una ventana

No era una actitud que sorprendiese a los residentes en el inmueble, que describieron más tarde a Azucena como una “mujer con sus facultades mentales perturbadas, que había ido a peor en los últimos meses”.

No obstante, el presidente de la comunidad decidió dar aviso a la Policía Nacional. Dos agentes trataron de hablar con la mujer a través de la puerta, pero al no obtener respuesta, avisaron a los bomberos para tratar de acceder al piso por la ventana.

Desde la escalera un agente del CNP especialista en negociaciones, se asomó al interior por una ventana, momento en que recibió una cuchillada de la inquilina. Por suerte, el policía reaccionó a tiempo y solo sufrió un corte superficial en la mejilla izquierda.

De inmediato el despliegue policial se multiplicó por seis. Con la ayuda de nuevo de los bomberos lograron derribar la puerta, pero Azucena repelió a los que trataban de acceder utilizando en esta ocasión un aerosol de pimienta.

 

antidisturbios

El episodio se resolvió con un definitivo intento de los policías, ya pertrechados con escudos antidisturbios y máscaras de gas. De esta manera, lograron reducir y esposar a la mujer, que enseguida fue trasladada a una ambulancia, tratada con un tranquilizante y trasladada a un centro médico.

El suceso causó gran expectación en la zona, ya que el despliegue obligó a cortar el tráfico en ambos sentidos. Vecinos de Azucena relataron que de un tiempo a esta parte su estado había empeorado, al parecer, tras el fallecimiento de su madre, a la que se encontraba muy unida.

Herido de una cuchillada un policía al tratar de convencer a una perturbada

Te puede interesar