Cuatro Caminos sigue sin centro cívico un año y tres meses después

02 enero 2018 página 7 A Coruña.- Fotografía del local del Centro Cívico Municipal de Cuatro Caminos
|

Un año y tres meses sin ordenadores ni teléfono, pero, sobre todo, un año y tres meses sin un sitio donde construir vida de barrio. Cuatro Caminos está sin centro cívico desde diciembre de 2016 cuando el Ayuntamiento bajó la verja de Santa Lucía y le comunicó a la asociación vecinal que sería cuestión de unos meses. Entonces trasladaron temporalmente su actividad al de San Diego, que no cuajó entre sus cerca de 600 socios porque la lejanía les suponía llegar a casa tarde y muchos se dieron de baja de las clases. 
En la actualidad, el local de UGT les cede un espacio con vistas a la que fue su casa, donde todavía no comenzaron las obras. Cuenta el presidente del colectivo, Juan Iglesias, que el último plazo para la reforma es abril, según le explicó el alcalde Xulio Ferreiro a Luisa Varela, la responsable de la federación vecinal. Hace 15 días, la concejala de Xustiza Social, Silvia Cameán, le comunicó personalmente a Iglesias que la actuación se pondría ya en marcha. Sin embargo, el 20 aniversario de la asociación pasa por un presente sin tejado, en el que no reciben correspondencia ni tampoco ofrecen a los residentes un lugar para hablar o leer la prensa. Ni siquiera hay un cartel en la puerta que advierta de su situación de “stand by”. 
Para celebrar sus 20 años, se irán el 16 de junio al Fórum Metropolitano, donde actuarán los grupos de baile y habrá una exposición de pintura. También organizarán una cena en el Acuario, en la que condecorarán a los que llevan más tiempo en el seno de la entidad con un obsequio.
Remanso
Si del centro cívico de Santa Lucía apenas les llega información más que a cuentagotas, del proyecto para darle vida a lo que fue la cafetería Remanso, menos. Juan Iglesias señala que solo saben que hasta el mes julio no arrancarán los trabajos en el edificio que será “de encuentro” entre la vecindad y para el que existen más dificultades por eso “de que el suelo pase a ser de propiedad municipal”. 
En este aspecto, insiste en que la sede de Fernández Latorre “es una obra menor” y recuerda que tan solo necesita un lavado de cara, solucionar el problema de humedades que padecía hasta que tuvieron que abandonarlo y pintarlo, así como asegurar esa parte del techo del que se cayeron cascotes. l

Cuatro Caminos sigue sin centro cívico un año y tres meses después