ARTEIXO - Un “barrido por 1889” con el último viaje del “Priam” como centro de la narrativa

El Ideal Gallego-2013-12-29-018-3a54723e
|

“Naceu o fillo antes co pai”, bromea Xabier Maceiras, autor de “O mar de Arteixo e os seus naufraxios”. Un libro que vio la luz a raíz de que este vecino de O Rañal comenzase a investigar el hundimiento del “Priam” y se fuese topando con una serie de naufragios en la costa arteixana. La historia, que llevaba escuchando desde niño de boca de los mayores, quedó en la recámara hasta que le propuso a Fernando Patricio Cortizo, autor de “A historia da costa galega e os seus naufraxios” profundizar en esta tragedia marítima.
La obra ofrece un repaso por 1889, porque “o contexto é moi importante”, exclama Cortizo. “Se tivera que resumir o libro diría que é un barrido por 1889”, añade Maceiras. Se suma a ese rigor histórico en el que Jack el Destripador tiene su propio protagonismo, una serie de anécdotas que se han ido contando generación tras generación.
“No “Priam” viaxaban tres pianos e seguimos a historia a un deles”, apunta Maceiras, que como arteixán reconoce la satisfacción por descubrir el primer piano del balneario. Un instrumento que terminó en la iglesia de Santiago de Arteixo.
Aunque no haya pruebas, resulta, “curioso” por lo menos, que a raíz del hundimiento del barco, se construyese más de una casa en O Rañal. Si bien el barco se partió en Malpica, la carga que llevaba acabó desde Baldaio a Sabón, sobre todo textiles que ayudaron a muchas familias en su subsistencia diaria.
En este punto, Cortizo y Maceiras inciden en la importancia del contexto, de entender cómo era la sociedad en aquel momento y las condiciones “durísimas” en las que vivían. Sin estas líneas no se comprenderían las escenas e incluso muertes que se produjeron a continuación.
La historia comienza una madrugada de fuerte temporal, cuando los vecinos de Malpica se dan cuenta de que el buque no podría navegar más y del peligro que corren las 47 personas que viajan a bordo. No lo dudan y con los “medios rudimentarios” que tenían, con sus lanchas, consiguen salvar a la inmensa mayoría, aunque nueve perecen.
A estas muertes, se suman la de los vecinos de la costa que se jugaban la vida para conseguir los fardos de tela. “Un xoven que ía casar afogou en Sabón”, relatan las crónicas de la época como un ejemplo del riesgo y las consecuencias que estaban dispuestos a asumir para sobrevivir.  
Hay tres incógnitas que los autores no han podido averiguar. La campana del barco: “a costume era doalas e si se fixo, pero perdímoslle a pista”.

el viaje
El barco pertenecía a la compañía Blue Funnel Line, operativa hasta 2005. “Puxémonos en contacto con os extraballadores que foron durante un mes todos os luns a un museo para buscar o rexistro da carga, aínda que non o atoparon”.
“Cremos co faro das Sisargas estaba apagado”, apuntan. Sin embargo, como la Autoridad Portuaria ni siquiera respondió a sus peticiones para ver los libros de incidencias de este barco, no pudieron averiguarlo. “Non entendemos que eses libros estean nos faros. Pedímoslle ao alcalde de Malpica que pida a Autoridade Portuaria que esa bibliografía se leve a biblioteca, para conservala”, apuntan. El buque partió de Liverpool rumbo a China y finalizó su travesía el 11 de enero de 1889. Justo el día en el que se cumpla el 125 aniversario, Maceiras y Cortizo presentarán su libro, un compendio “etnográfico importantístimo” en la cofradía de pescadores de Malpica, en donde se descubrirá una placa conmemorativa del suceso. n

ARTEIXO - Un “barrido por 1889” con el último viaje del “Priam” como centro de la narrativa