El Supremo insiste en que había causas para juzgar a Garzón por el franquismo

|

El Tribunal Supremo (TS) aclaró a Baltasar Garzón que la acusación de prevaricación formulada por Manos Limpias en la causa abierta al magistrado por querer investigar los crímenes del franquismo contenía elementos suficientes para celebrar el juicio, que concluyó con su absolución.

En un auto notificado ayer, la sala de lo penal del TS responde así al escrito en el que Garzón solicitó al tribunal que aclarase por qué celebró el juicio y no anuló la causa, como había solicitado el abogado del juez, Gonzalo Martínez-Fresneda.

El Supremo recuerda en la resolución que por la vía de la aclaración no se pueden remediar defectos de motivación, corregir errores o alterar las conclusiones probatorias previas, ni tampoco anular y sustituir un fallo por otro contrario.

En cualquier caso, el auto, del que fue ponente el magistrado Andrés Martínez Arrieta, responde a algunas de las peticiones de la defensa, que reprochó al tribunal que la sentencia absolutoria no explicara las razones por las que se rechazaron las cuestiones previas planteadas por Garzón y por las que decidió no anular el procedimiento.

El 31 de enero, la sala que juzgó a Garzón por declararse competente para investigar los crímenes del franquismo rechazó “por mayoría” los motivos presentados por la defensa para solicitar la nulidad de las actuaciones, lo que significaba que había “votos en contra”, según el abogado Martínez-Fresneda, que pidió conocer su argumentación.

El Supremo, sin embargo, explica que tras una discusión “profunda y amplia” la sala alcanzó un acuerdo refrendado por la mayoría de sus miembros, “sin que quienes no estaban de acuerdo optaran, entonces y ahora, por ejercer la posibilidad de articular la disensión en uno o varios votos particulares”.

Otro de los motivos en los que el abogado de Garzón basó su petición de nulidad del procedimiento fue el hecho de que el instructor de la causa, Luciano Varela, “orientó” al sindicato ultraderechista Manos Limpias.

El Supremo insiste en que había causas para juzgar a Garzón por el franquismo