La banca rechaza la quita del 80% y se prepara para controlar Pescanova

04 marzo 2013 página 19 / 04 abril 2013 página 34 / 07 abril 2013 página 52 / 09 mayo 2013 página 32 / 18 mayo 2013 página 34 / 29 mayo 2013 página 34 / 01 junio 2013 págian 43 / 06 junio 2013 págian
|

La banca acreedora de Pescanova ha vuelto a rechazar las dos ofertas para reflotar la compañía que hay ahora mismo sobre la mesa –la de Damm y KRR por un lado y la de Centerbridge y Blue Crest por el otro–, y se prepara ya para tomar el control de la compañía, capitalizando su deuda.
La idea pasaría por aprobar una quita de entre el 60% y el 70% del capital como mucho, frente al 80% que plantean los grupos liderados por Damm y Centerbridge, y recapitalizar posteriormente el grupo, sin descartar la posibilidad de que entre un socio industrial, según publicó “El Economista”.

emisión de bonos
La operación conllevaría una emisión de bonos de hasta mil millones de euros, avalados por las propias entidades, para poder afrontar el pasivo que quede pendiente y el circulante necesario para el funcionamiento diario. Sin embargo, hay quien va más allá, como el BBVA, que habría planteando directamente la posibilidad de una liquidación ordenada de los activos para su posterior reparto.
El problema de fondo para la empresa gallega es que la banca no tiene en este momento nada que perder, porque todos sus créditos quedaron provisionados ya en las cuentas al cierre del último ejercicio y su postura, al menos por ahora, es inflexible. Eso a pesar de que existe una cierta división entre los españoles y los extranjeros.
Las siete entidades que constituían el antiguo steering committee (el Sabadell, el Popular, Bankia, el Banco Santander, el BBVA, NCG y Caixabank), a las que se ha unido ahora la italiana Ubibanca, intentan convencer a los bancos extranjeros (Deutsche Bank y Rabobank, entre otros), que apoyaban en principio la oferta de Centerbridge y BlueCrest , para que apoyen su propuesta y tomar directamente el control.
El miércoles venció el plazo que había dado el presidente de la compañía, Juan Manuel Urgoiti, para que la banca aceptara una quita superior al 80% y permitiera así la entrada de Damm y KKR.
Ahora mismo, en el entorno de la empresa ven muy complicado la posibilidad de un acuerdo e insisten en que en 15 días podría estar ya sobre la mesa un plan de liquidación. Y aunque no fuera así, en el consejo de administración están convencidos de que la entrada de la banca llevaría irremediablemente a liquidar, porque se perderían las licencias de pesca.
La intención de Deloitte, administrador concursal de Pescanova, es que el convenio de acreedores se cierre cuanto antes. Por eso insta a las partes a llegar de inmediato a un consenso acerca de quién será el próximo dueño de la compañía. Ha llegado a amenazar con la liquidación si no se resuelve ya. No obstante, según “Economía Digital”, podría tardarse más de un mes en cerrar un acuerdo.

La banca rechaza la quita del 80% y se prepara para controlar Pescanova