El Gobierno asegura que no quiere abrir ninguna vía judicial más

Elsa Artadi participa en la reunión semanal del Gobierno catalán | aec
|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró ayer que no quiere abrir “ninguna vía judicial más” en Cataluña, insistiendo en que defenderá la legalidad y que se cumpla el Estatuto de Autonomía. Sánchez insistió que se trata de una crisis política y, por tanto, cree que se debe resolver desde la política y hablarán siempre “con la Constitución en la mano”.
Aunque su Gobierno estará atento ante “eventuales vulneraciones” no desea abrir nuevas vías judiciales, respondiendo así a la oferta de Casado de poner a disposición del Ejecutivo la mayoría absoluta del PP en el Senado para activar otro 155 en Cataluña si así lo pide.

Hacer “el caldo gordo”
Hablar de otros mecanismos, explicó, es hacer “el caldo gordo” a quienes no quieren que esas relaciones fructifiquen “en aspectos positivos para Cataluña”.
De la comisión bilateral Generalitat-Gobierno, que se reunió esta semana por primera vez en siete años, el presidente señaló que se trata de un “buen punto de arranque”, mostrándose sorprendido por alguna de las lecturas que se hicieron en algunos medios de comunicación al ver acuerdos ya hechos donde solo se pactó seguir dialogando abriendo comisiones sectoriales.
Lo que se busca con esta comisión, recalcó, es formalizar por parte de ambos la normalización de las relaciones institucionales: “Me parece de una importancia política fundamental”.
A partir de ahí, añadió Sánchez, “hay mucho recorrido y hay que exigir “mucha paciencia, pedagogía y generosidad” .
Pedro Sánchez insistió en que el Gobierno es consciente de que la solución al problema catalán pasa por una votación del conjunto de sus ciudadanos, pero la “discrepancia” que tienen con los independentistas –dijo– es que el acuerdo que se vote tiene que representar al 80% de la sociedad catalana. Por el contrario, lo que plantean ellos –afirmó– no representa a ese 80%, aunque espera poder convencerles.
En todo caso, cree que hay que aprender de las lecciones de todo lo ocurrido con la crisis catalana y una de ellas –dijo– es que el “agravio territorial” y la confrontación entre personas no son proyectos que suman, sino que restan.

Solidaridad y respeto
Sánchez también anunció que el rey estará presente el 17 de agosto en Barcelona en los actos previstos con motivo del primer aniversario de los atentados terroristas en la Rambla y Cambrils.
“El jefe del Estado va a estar presente, y yo voy a estar presente”, aseguró Sánchez, quien subrayó que el aniversario de los atentados “exige de todos solidaridad y respeto a las víctimas y sus familiares”. l

El Gobierno asegura que no quiere abrir ninguna vía judicial más