Los vecinos frustran un robo por butrón en un bajo de la avenida de Finisterre

|

Si el ladrón se fue con las manos vacías, los vecinos del número 113 de la avenida de Finisterre, en el núcleo de Arteixo, se llevaron un buen susto en la madrugada del jueves al viernes. Un ruido muy fuerte les despertó sobre las tres de la madrugada. Entonces, algunos bajaron a la calle y se encontraron a un hombre intentando entrar a robar en el bajo contiguo por el método del butrón.

Al parecer, cuando los residentes del inmueble se percataron de lo que ocurría, se encontraron a un hombre con medio cuerpo dentro del bajo. Enseguida llamaron a la Policía Local que en pocos minutos se personó en el lugar del suceso. Sin embargo, a pesar de su rapidez, el sujeto consiguió huir del lugar. El siguiente paso que dieron los agentes fue avisar a la Guardia Civil quien se hizo cargo de revisar la zona y de la investigación que continúa abierta para detener al caco.

Aunque todo se quedó en un susto, al parecer y tal y como aseguran algunos vecinos de la zona, en el bajo había maquinaria de bastante valor, aunque el ladrón no se pudo llevar nada. En esta línea, añaden que acaba de ser alquilado y estaba siendo acondicionado para su uso.

Además de la Policía Local y la Guardia Civil, también se personaron en el lugar los bomberos de Arteixo, aunque, finalmente, no fue necesaria su intervención en el suceso, puesto que no había nadie en el bajo ni en los edificios contiguos, una de las opciones que, según explican algunos testigos, se barajó en un primer momento, dada la velocidad con la que el malhechor desapareció .

 

comercios

A poca distancia, en la misma avenida de Finisterre, algunos comerciantes –preguntados por el suceso que tuvo lugar en la pasada madrugada– relatan que en el último mes se han llevado más de un susto en las inmediaciones de la calle peatonal.

Una de las dueñas de una tienda de esta zona afirma que no le “extraña nada” que haya tenido lugar un intento de robo. Indica que en su floristería, le reventaron la cerradura hace un mes, algo que “nunca” les había ocurrido. “La tuvimos que cambiar, pero no se llevaron nada”.

A pocos metros, se ubica un kiosco de un vendedor de cupones de la ONCE. Esta misma persona afirma que también en este lugar entraron a robar en las últimas semanas.

No a mucha distancia de esta floristería, la dueña de una librería relata una historia similar a la anterior. “De momento a mí nunca me ha pasado nada”, afirma aliviada, pero asegura que en otros dos comercios de la zona “sí que han entrado” recientemente, con el consiguiente susto para todos los minoristas. n

 

Los vecinos frustran un robo por butrón en un bajo de la avenida de Finisterre