La Marea apura su etapa en María Pita con la contratación de servicios básicos

03 mayo 2019 .A Coru..a.- El concejal de Econom..a Social, Alberto Lema, durante una comparecencia

El Ejecutivo municipal en funciones está apurando sus últimos días como inquilino de María Pita aprobando numerosos contratos y licitaciones, algunos de ellos de importancia fundamental para la correcta gestión de la ciudad. Después de acelerar la nueva publicación del pliego de condiciones para conseguir el servicio de la limpieza viaria hace escasos días, la Marea llevará hoy a la mesa de contratación el Servicio de Contenerización, recogida y transporte de residuos urbanos, un convenio que tendrá una duración estimada de ocho años y un presupuesto total de 131.016.374,11 euros, que no ha estado exento de problemas y que probablemente quedará como primera herencia a resolver por el equipo que se haga cargo del Consistorio. 

A diferencia de otros procesos de transición electoral en A Coruña, en los que la gestión se ralentizó y se pararon los grandes acuerdos de ciudad para no atar las manos al Gobierno local entrante, estas semanas previas al cambio de color en el palacio consistorial están siendo especialmente movidas. La Marea, a la que se ha acusado desde diferentes sectores durante todo el mandato de retrasar los procesos burocráticos, en los últimos días no ha parado de licitar e intentar dejar cerrados varios acuerdos antes de pasar el testigo.

Esta ansia abarca todo tipo de salidas a contratación, pero la mayor peculiaridad es que los concejales –con el edil de Empleo y Economía Social, Alberto Lema, al frente como responsable de Contratación, aunque ese departamento siga dentro de la Concejalía de Hacienda– también están tramitando con celeridad algunos de los contratos con un mayor presupuesto y una importancia básica para el buen estado del municipio.

Presupuesto elevado
Por ejemplo, hace tan solo unos días (y después de varias trabas y desencuentros en el proceso) se publicó en el perfil del contratante del Consistorio la documentación para concurrir por el Servicio de limpieza viaria en A Coruña, que incorpora medidas sociales y ambientales y que tiene un presupuesto base de 13.625.237,51 euros. 

Además, hoy el Gobierno en funciones tiene el objetivo de decidir en la Mesa de Contratación qué empresa –de las cuatro que se presentaron– será la adjudicataria del servicio de recogida de basuras, que anualmente tendrá un importe similar al del adecentamiento viario pero para el que se reserva un montante muy superior, dado que la idea es firmar un acuerdo que se prolongue durante ocho años. 

Sin marco legal desde 2017
Al margen de que sea necesario contar con un marco legal que rija esta actividad básica para la localidad, lo cierto es que desde algunos sectores próximos a la Administración pública se pone en duda la necesidad de dejarlo cerrado ahora, con tanta prisa y la Alcaldía a punto de cambiar de siglas, cuando el servicio se presta sin convenio en vigor desde enero de 2017. 

De hecho, lo más probable es que aquello que saque adelante el equipo de Xulio Ferreiro tenga que ser recogido por la corporación entrante para su finalización. El Tribunal Administrativo de Contratación Pública desestimó un recurso de la Unión Temporal de Empresas (UTE) liderada por Copasa en el que se denunciaba que la compañía con mayor puntuación incumplía uno de los parámetros exigidos, relativo a la ubicación de la base del trabajo. 

El organismo consideró que la documentación todavía no era firme como para hacer exigencias al respecto pero a partir de mañana la ganadora (se espera que sea la UTE formada por FCC Medio Ambiente e Ingeser Atlántica por tener más puntos) deberá entregar papeles que demuestren que el suelo que pretende usar tiene los permisos necesarios y es apto para esa utilización en virtud de lo que indique el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM), que en caso necesario podría sufrir alguna modificación. El plazo máximo para aportar los archivos oficiales es de diez días hábiles, por lo que si el grupo los aprovecha al máximo ya se sobrepasaría la fecha de proclamación del nuevo Ejecutivo municipal, establecida para el día 15.

Además, en caso de que se le dé el visto bueno al papeleo, si Copasa u otra candidata está en desacuerdo podría recurrir de nuevo ante el Juzgado de lo Contencioso. 

Por tanto, lo más probable es que el asunto se deje sin cerrar del todo haciendo que sean los nuevos dueños del bastón de mando los que se tengan que hacer cargo de rubricar un contrato del que no han tenido oportunidad de seguir los pasos. Es más, se podría dar el caso de que el Consistorio optase por evitar problemas en el futuro y recurriese el proceso al Consultivo para que este tome la decisión. 

Prisas entre los operarios
En este contexto, el Sindicato de Trabajadores de la Limpieza (STL) prefiere obviar la vertiente administrativa que puede quedar sin resolver entre el Gobierno municipal saliente y el entrante e incide en que quiere que se resuelva “lo más rápido posible la contratación”. 

La central mayoritaria hasta ahora entre los trabajadores tanto del servicio de recogida de basuras como de la limpieza de calles, confía en que el partido que tome el poder siga adelante con el proceso iniciado por la Marea Atlántica porque “está negociado y consensuado con nosotros” y, de lo contrario, habría que volver a empezar con las conversaciones. Y eso lo expresan a pesar de no comulgar con todos los parámetros del pliego de condiciones.

La Marea apura su etapa en María Pita con la contratación de servicios básicos

Te puede interesar