El último proyecto de O Parrote resta 131 plazas al párking en favor del baluarte

|

El Ideal Gallego-2011-05-13-005-e55de91e

  p. g. l. > a coruña

  La Autoridad Portuaria dio a conocer ayer el tercer proyecto para el párking de O Parrote. Si es cierto que a la tercera va la vencida, el de ayer debería ser el definitivo. Esa es, al menos, la intención del presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Losada, que, guiándose por el informe de 27 hojas con las directrices marcadas por la Dirección Xeral de Patrimonio –la encargada de dar el visto bueno al diseño–, mostró una nueva solución para el agujero de la dársena a los miembros del consejo de administración del Puerto, en la que se ponen en valor los restos de la muralla del siglo XIV a costa de eliminar 131 plazas del aparcamiento subterráneo, que pasa de las 548 iniciales a 417.
La propuesta conserva los restos arqueológicos en el mismo lugar en el que se encuentran. A su alrededor se plantea la creación de plazas a diferentes alturas con el fin de que el baluarte pueda ser visto desde cualquier punto. Incluso se diseñan “recorridos arqueológicos” alrededor del mismo, y se aumenta la distancia de protección entre el aparcamiento y la muralla, que alcanza los 4,5 metros a la altura de la planta menos uno. Losada indicó que en el plan se asegura que el baluarte será objeto de una restauración preventiva, para lo que el Puerto cuenta con una partida 800.000 euros. Se completará esta zona con la ubicación de elementos de interpretación del conjunto histórico en los bajos de O Parrote.
Frente a los 3.000 metros cuadrados que se reservaban en el proyecto inicial para aprovechamiento comercial, en el nuevo los usos terciarios ce concentran en una única superficie de 863 metros cuadrados. Se trata de un edificio a dos alturas, pero de una única planta, que se ubica al lado de La Solana y que no rebasa la cota de O Parrote. Las dos alturas del edificio permiten crear dos terrazas que funcionan a modo de pasarelas, que permiten dar continuidad a la calle de Tabernas hacia el área marítima.

Compensación > Al proyecto le quedan muchos flecos pendientes por resolver. Por un lado está el tema de la compensación a la constructora, Copasa, por la pérdida de plazas de aparcamiento, que en un principio se iba a cubrir con los 3.000 metros cuadrados de uso comercial. Losada asegura que todavía no se han iniciado las negociaciones con la empresa, aunque descartó por completo la posibilidad de que la Autoridad Portuaria indemnice a la concesionaria.
Falta por redactar el estudio de detalle y el arqueológico. Esto imposibilita, según Losada, que se fije un coste definitivo, por lo que espera que estén lisos “lo antes posible”. El proyecto está pendiente de que Patrimonio le dé el visto bueno para que pueda continuar el proceso burocrático, aunque aquí el presidente del Puerto está convencido de que se cumplen todos los requisitos fijados por Cultura. Sobre cuándo le harán llegar el documento al Ayuntamiento, de nuevo, no hay fecha.


 

El último proyecto de O Parrote resta 131 plazas al párking en favor del baluarte