El BCE advierte de la pérdida de impulso en la recuperación del euro

BR055 BRUSELAS (BÉLGICA), 22/09/2014.- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi (c), fotografiado momentos antes de su comparecencia regular ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo
|

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, alertó ayer de la “pérdida de impulso” de la recuperación de la economía de la zona del euro e insistió en que las políticas monetarias de la institución no tendrán efecto sin ir acompañadas de las reformas estructurales necesarias.
“Por lo que se refiere a la recuperación económica en la zona euro, perdemos impulso”, indicó Draghi en su comparecencia regular ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.
El presidente del BCE añadió que, “después de cierta expansión en los últimos trimestres, el crecimiento de la zona euro y el PIB real llegaron a un punto muerto en el segundo trimestre del año”.
Las condiciones económicas percibidas a lo largo de este verano han sido “un poco más débiles de lo esperado”, dijo Draghi, quien agregó que, a pesar de que la demanda industrial de producción y fabricación en julio dio “algún motivo para ser optimistas”, los últimos indicadores “señalan que sigue habiendo un fuerte declive” registrado en agosto, “aunque después se haya detenido”.
Aludió asimismo a una “tasa de desempleo demasiado alta” y a un “crecimiento de crédito débil”, lo que a su juicio supone un “freno para la recuperación” de los países de la moneda única.
Mientras, España es, entre las economías afectadas por la crisis, el país donde las reformas estructurales adoptadas están teniendo un impacto más positivo, seguida de Portugal, según un informe de la Comisión Europea publicado ayer.
Italia y Grecia parecen “quedarse atrás”, según el estudio, que analiza el impacto de las modificaciones puestas en marcha en ámbitos como la administración, el sector minorista o de los servicios profesionales. “En los últimos años España ha aplicado una ambiciosa reforma estructural para mejorar su crecimiento potencial a medio y largo plazo”, explica el documento.
Por otro lado, la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró ayer “impresionada” por el “exigente y ambicioso” paquete de reformas que le presentó el primer ministro francés, Manuel Valls, pero reiteró su apuesta por el pacto de estabilidad europeo ante sus propuestas de mayor flexibilidad e inversiones.
El primer encuentro oficial en la Cancillería entre Merkel y Valls concluyó sin grandes movimientos respecto a la posición inicial de ambos mandatarios.

El BCE advierte de la pérdida de impulso en la recuperación del euro