El presidente de la Cámara alemana apuesta por la Formación Profesional

|

El presidente de la Cámara de Comercio de Alemania en España, Carsten Moser, que pronunció ayer la conferencia inaugural de la Mostra do Ensino, mantiene que uno de los principales problemas de los jóvenes españoles es su ansia por convertirse en trabajadores del Estado. “El 75% quieren ser funcionarios”, expuso, cuando su receta para que España pueda salir de la crisis se apoya en el “fomento de los emprendedores, la internacionalización y la fabricación de productos de valor añadido”.

Moser, que habló sobre las “Competencias profesionales que demanda el sistema productivo”, calificó la situación española, con cinco millones de parados, de “catástrofe” y alertó de que el problema “no es solo de los políticos, de los sindicatos o de los empresarios, sino de toda la sociedad”. “Si queremos salir de la crisis, tendrá que jugar un papel importante la sociedad civil”, que debe ser “dispuesta y organizada”.

En su conferencia, recordó los tiempos en los que “España era el modelo”, puesto que “crecía más que la media europea”, en contraposición al momento actual, en el que Alemania roza con el 2,8% del crecimiento del PIB la meta de la UE (del 3%) y España se queda atrás con un 1,4%, y en descenso, que la retrotrae a los datos del año 2005. Si se mantienen las previsiones, el crecimiento del Producto Interior Bruto retrasará el puesto español en el ránking mundial del 12 actual hasta el 18 que se presume para el año 2050, por detrás de economías como las de Vietnam o Corea del Sur.

 El “patito feo”> Para tratar de contrarrestar esta situación, la receta de Moser incluye la apuesta por la “competitividad profesional” y la “calidad del capital humano”, algo para lo que resulta fundamental la educación. En cuanto a la Formación Profesional, “el patito feo de España”, Moser asegura que hay que tratar de revertir la tendencia de que solo el 30% de los estudiantes españoles se decante por esta opción, que elige el 70% de los alemanes, así como el exceso de teoría, que supera el 70% de las clases, mientras que en Alemania las prácticas son lo más importante.

El presidente de la Cámara alemana apuesta por la Formación Profesional