Los alumnos del Proxecto Semente venden sus productos en María Pita

Una de las participantes vende sus productos artesanos en uno de los puestos del mercado | pedro puig
|

La plaza de María Pita acogió ayer la celebración de un mercado en el que casi 300 niños de nueve centros educativos de la ciudad, organizados en una quincena de cooperativas, pusieron a la venta productos en los que estuvieron trabajando los últimos meses.

A lo largo de la tarde, los alumnos de entre 6 y 12 años regentaron su “propios negocios”, acompañados de música, animadores, padres y profesores. El Proxecto Semente es una iniciativa del Ayuntamiento que pertenece al programa “Una empresa en mi escuela” y que pretende fomentar el espíritu emprendedor a través de la creación y gestión de una cooperativa escolar en el aula.
Detrás de nombres tan curiosos como “Los superconstructores de Sal Lence”, “Cuerda Papel Tijera” o “Manualitinas”, tras los mostradores atendían los jóvenes coruñeses, vendiendo todo tipo de productos artesanos. Desde lápices o libretas hasta chapas, pinzas para el pelo, pulseras, portavelas e incluso algunos de estos pequeños empresarios optaban por vender joyería.


Desde la organización aseguran que la iniciativa “sirve para que los niños se diviertan, pero a la vez aprenden”. No solo “aprenden a montar su propia empresa”, sino que “en el día de hoy aprenden a gestionar el dinero e incluso a promocionar sus productos”.

Una de las educadoras de Jesuitinas, afirmaba tras su mostrador que “es un gusto ver cómo todos los niños se implican de esta manera”, ya que “están aprendiendo mucho sin darse cuenta y pasándoselo bien”.

El dinero recaudado por cada centro durante la jornada irá destinado a múltiples fines. Algún colegio opta por financiar las excursiones de fin de curso, mientras que otros apoyarán causas benéficas o proyectos del centro. El mercado celebrado ayer es la última parte del proyecto, que consiste en crear y gestionar la empresa bajo la forma de una cooperativa, nombrar a sus representantes, simular la realización de los trámites que realiza cualquier empresa real, elaborar sus estatutos, solicitar el CIF, solicitar la licencia de venta, decidir el capital inicial y los productos que elaboran y finalmente ponerlos a la venta en este mercado.

Los alumnos del Proxecto Semente venden sus productos en María Pita