La ocupación del Coliseo en directos baja un 16,3% con respecto a 2015

Alejandro Sanz se corona como el que más espectadores reunió en el multiusos en su historia javier alborés
|

A nivel musical, 2015 fue un año redondo en el Coliseo por el número de conciertos, un total de once, y las cifras obtenidas, 56.411 espectadores, 19.478 más que los que acudieron al multiusos en 2016, donde se dieron tres directos menos y una ocupación del 71% frente al 87,3% del calendario pasado. Si los números se llevan a ejercicios anteriores, el público que coreó estribillos en el contenedor de Alfonso Molina con Sabina o Melendi hace un año solo es comparable a los 73.200 que reunió 2008 con un récord de programación insuperable en el último decenio, al incluir un total de 17 citas.
Y es que hace ocho años, el pabellón fue escenario para propuestas tan diferentes como la de Emir Kusturica y la de Alejandro Fernández, siendo El Canto del Loco, el que más atractivo causó entre la parroquia coruñesa. En estos diez últimos años, la reducción temporal del aforo limitó al bloque durante 2013 y 2014 a los 8.000, un tope que sobrepasaron en entregas anteriores.
En concreto, Alejandro Sanz sumó en todo este tiempo más de 27.000 fans repartidos en tres fechas. Fito llegó en 2009 a los 10.500 y el concierto que Cadena Dial preparó en 2011 con Dani Martín, entre otros, alcanzó los 10.000 espectadores. En el podio de los más aplaudidos se subió también Extremoduro en 2012 con 10.500.
Este año, Marc Anthony se coronó como el más multitudinario, casi cinco mil cabezas por encima de las conseguidas por los siguientes, Malú y su padrino, Alejandro Sanz, que en julio notó menos apoyo de su gente, quizá porque repitió gira con “Sirope”.
El Gusto es Nuestro fue otro de los eventos menos secundados en esta temporada porque con una capacidad para 8.500, solo juntó a 3.241 en un recinto donde Il Divo consiguió 4.644 personas.
En 2015, hubo en cambio varios días de lleno con Sabina en “500 Noches para una crisis”, Alejandro Sanz y Maná, que sumó 9.232 personas cantando aquella del muelle de San Blas. Su posición privilegiada se debió asimismo a la visita de grandes nombres porque junto a los mejicanos, se pasó por A Coruña un Sting, que reunió a más de 7.000, y Melendi que curiosamente fue el segundo que más aforo acaparó superando al británico.
La ocupación volvió a descender en 2013 hasta el 71%, donde también se citó menos veces al directo, solo siete, con Alborán como el primero del ránking con 7.950 seguidores. En 2012 los que le cantan a “extrema” y también a “dura” se fueron más allá de los 10.000, seguidos por Lenny Kravitz, que juntó por “Black and White” a 7.222 almas.
Hay que tener en cuenta que los espectadores que perdió este año en la música el Coliseo los ganó por la celebración de otro tipo de eventos como la Copa del Rey de Baloncesto. La música pasó a un segundo plano, excepto con los 9.000 que bailaron “La Gozadera” con el puertorriqueño Marc Anthony. El sirope no endulzó lo esperado pero a cambio, la estela televisiva de Malú arrastró una marea de 4.757.

La ocupación del Coliseo en directos baja un 16,3% con respecto a 2015