La Xunta anula el concurso para construir la residencia universitaria y opta por una concesión

|

El Ideal Gallego-2011-06-14-002-8a774c1f

  redacción>a Coruña

 La Consellería de Infraestruturas lo ha dejado claro: la residencia universitaria se construirá, pero no con dinero público, porque simplemente las arcas de la Xunta no pueden afrontar el gasto de los más de 22 millones de euros que supondría levantar el edificio. Para hacerlo realidad, el área que preside Agustín Hernández ha tomado la decisión de entregar el proyecto a una empresa privada en régimen de concesión y ha dejado claro que las circunstancias no dejan otra opción: “O se hace así o no se hace”.
Con esta rotundidad respondían desde la Xunta a las protestas que surgidas a raíz de la publicación, ayer, en el Diario Oficial de Galicia (DOG) de la renuncia a la contratación del expediente que tenía por objeto la edificación de esta área residencial después de dos años de espera. Las reacciones vinieron de varios sectores, y el primero de ellos fue la propia Universidad, que manifestó “non só a sorpresa mais, sobre todo, a nosa indignación” por el hecho de que el campus coruñés sea el único sin una residencia pública de Galicia y recalcó que se tomarán “medidas legais e administrativas no marco das súas prerrogativas”.
Desde Infraestruturas rechazaron de plano estas acusaciones: “Ya se dijo desde el principio que  la Consellería tenía problemas importantes para subvencionar con dinero público este proyecto, que asumió del gobierno anterior”. Desde la Xunta opinan que lo que debería considerar el rector de la Universidad, José María Barja, es que el anuncio del DOG en el que figura la renuncia de la contratación servirá para garantizar –paradójicamente– que se construirá la residencia, sólo que por el sistema de concesiones.

Como el AVE > “Es lo mismo que ocurre con Fomento: tiene que seguir construyendo el AVE pero no hay fondos, por eso está recurriendo a la financiación privada”, continúan estas fuentes. El mismo sistema concesional será utilizado por la Xunta para seguir adelante con el proyecto, siempre que no surja ningún obstáculo. “Ahora estamos pendientes de un informe de la Intervención General del Estado”.  
Una vez el Estado garantice que la Xunta es solvente, podrá anunciarse en el DOG el pliego de condiciones para la construcción de la residencia, esta vez en régimen de concesión. En cuanto a qué consecuencias prácticas tendrá, desde Infraestruturas aseguran que ninguna: “La Xunta no deja de ser propietaria de la residencia, no cede su titularidad, lo único que ocurre es que tendrá que pagar un canon anualmente”. En cuanto a las condiciones en las que vivirían los alumnos que se inscriban en ella, la Xunta defiende que serían “exactamente las mismas” que las de sus homólogas públicas.
“Ahora mismo la mayor o menor celeridad con que se acometa el proyecto va a depender del Estado. En cuanto sea posible, volveremos a publicarlo en el DOG, y esperar que la contratación se haga este mismo año”, añaden desde Infraestruturas. Más difícil es precisar cuando culminarían las obras, aunque señalan que los preliminares, como la adquisición de terrenos por parte del gobierno autonómico (que costó al municipio más de cinco millones de euros) ya hace tiempo que se han completado.
Por el momento, la decisión de la Xunta cuenta el apoyo del nuevo alcalde, porque desbloquea la situación. No obstante, Carlos Negreira prometió que se reunirá con conselleiro de esta área, Agustín Hernández, para determinar “si la decisión cumple con los objetivos marcados, pero está claro que el proyecto que había era inviable” ya que dos años de demora, señala, “no era razonable”.
Nada de esto parece tranquilizar a la Universidad, que afirma que la decisión “chega recen constituidos os novos concellos” por lo que insta a la Xunta a considerar lo que califica de “decisión arbitraria” e invita a los poderes públicos a reclamar lo que consideraevidente: “A Universidade da Coruña non pode ser a única de Galicia sen unha residencia pública”.


 

La Xunta anula el concurso para construir la residencia universitaria y opta por una concesión