Investigan si el padre del niño asesinado planeó matarlo en el Día de la Madre

GRA017. A CORUÑA, 09/05/2017.- Vista de la comisaría de la Policía Nacional de A Coruña, donde se encuentra detenido, a la espera de pasar a disposición judicial, el padre del niño de 11 años hallado muerto
|

Mientras que el detenido por la muerte de su hijo de once años, M.J.M.M., todavía aguarda en la comisaría de la Policía Nacional el momento para pasar a disposición judicial, los inspectores aún tratan de determinar todas las circunstancias del caso. Por ejemplo, los indicios que apuntan a que se trató de un homicidio premeditado y, de ser así, desde hacía cuánto que lo tenía planeado. El delegado del Gobierno, Santiago Villanueva, reconoció ayer que la Policía Nacional sospechó nada más conocer la denuncia de la desaparición, el mismo Día de la Madre que el electricista de Labañou, de 42 años, podía haber cometido un crimen. “Todo se confirmó de una forma desgraciada al final”, se lamentó Villanueva.
Pero, al mismo tiempo, matizó ayer que quedan muchas incógnitas que despejar, incluso su presunta autoinculpación tras su arresto en un hotel de San Roque de Afuera. Según trascendió en un primer momento, el sujeto había abandonado el domicilio familiar en la calle Ultramar y habría acabado refugiándose en una habitación de dicho hotel. Cuando la Policía le descubrió, en la tarde del lunes, se habría derrumbado y confesado todo. 
Sin embargo, Villanueva mantiene que “lo que ha habido es una detención y que una vez ha tenido esta persona, les ha llevado al cuerpo”. Villanueva se escudó en el hecho de que el caso está todavía bajo secreto de sumario para evitar aportar demasiados detalles. Incluso de la forma en la que el niño halló la muerte, una vez fue trasladado por su padre desde el barrio de Labañou hasta el monte de Oza-Cesuras donde lo habría matado y abandonado el cuerpo. Aunque se encontró una pala en el escenario del delito, el delegado reconoció que “ha fallecido como consecuencia de un fuerte impacto, pero las pruebas recabadas por la Policía Nacional determinarán cuál fue el arma”. 
Con antecedentes 
Una de las circunstancias de más peso en la tesis del crimen premeditado es el historial del padre. El detenido se había divorciado de la madre del niño hace siete años pero la relación con la exmujer nunca había dejado de ser conflictiva y, de hecho, había llegado a los tribunales. El delegado del Gobierno confirmó lo que señalaron el día anterior el Tribunal  Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) sobre los antecedentes del sujeto: una denuncia por coacciones que se remonta a 2008 y que acabó en una orden de alejamiento que se prolongó hasta 2013. La madre también presentó otra denuncia por quebrantamiento de condena (presuntamente, a raíz de unas amenazas a través de las redes sociales) que acabó sobreseyéndose por falta de pruebas. 
Por lo demás, testigos presenciales del establecimiento de hostelería en el que fue visto por última vez con su hijo señalan que todo parecía normal cuando se marchó con él, pasada la una de la tarde. Había recogido al niño de manos de su madre, a las ocho de la tarde del sábado, y tenía que devolverlo 24 horas después. Otros testigos señalan que volvió al bar horas después, con el semblante demudado y empapado en sudor, sin contestar de forma clara a las preguntas que suscitó su aspecto. 
Por otro lado, el delegado del Gobierno respondió con un “no me consta” a las preguntas de si M.J.M.M. sufría trastornos mentales, como se señaló en un principio. Fuentes próximas afirmaban que podía tratarse de esquizofrenia, y sus vecinos afirmaron que toma medicación que no impidió un comportamiento violento. l

Investigan si el padre del niño asesinado planeó matarlo en el Día de la Madre