LIBROS PARIENTE VALLADOLID

El Ideal Gallego-2015-08-20-012-470e852c_1
|

Antonio saca sus reliquias de las estanterías. Las más curiosas tienen que ver con un tratado de barnices y pinturas que data de 1755, en el que se explica cómo hacer las mezclas a través de textos acompañados de ilustraciones. Le acompaña un segundo sobre agricultura, de 1722, donde repasan todas las labores del campo y el pastoreo, además de dar nociones básicas de caza y pesca o también cómo hacer colmenas o destilar licores: “Son difíciles de encontrar y también de vender”, comenta el librero. Antonio explica que se trata de ediciones escasas en comparación con los tomos religiosos, que son más comunes de ver porque los curas fueron los que editaban más libros y se dedicaban a recopiarlos y pasárselos de un convento a otro. El especialista lleva muchos años distinguiendo a las especies en peligro de extinción.

LIBROS PARIENTE VALLADOLID