El plan para reubicar a los refugiados desde Turquía choca con varios países

Migrants and refugees arrive in a refugee camp with wood humanitarian-standard shelters in Grande-Synthe, near Dunkerque, northern France, March 7, 2016. REUTERS/Pascal Rossignol
|

Las negociaciones entre la Unión Europea y el Gobierno turco para tratar de definir una estrategia común que frene el paso de refugiados evidenciaron las reservas de varios Estados miembros a la propuesta puesta ayer sobre la mesa, para reubicar en la Unión Europea a refugiados directamente “desde Turquía”, a cambio de deportar a este país a todos los demandantes de asilo e inmigrantes económicos llegados desde su territorio.
El primer ministro húngaro, Víktor Orban, que ya se opone al programa europeo para reubicar solicitantes de asilo llegados a Grecia e Italia, fue uno de los líderes de la UE que expuso su oposición al plan debatido con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, en una cumbre en Bruselas.

veto de orban
“El primer ministro Orban ha vetado el plan UE-Turquía de reubicar demandantes de asilo directamente desde Turquía”, anunció ayer a través de su cuenta en twitter un portavoz del Gobierno húngaro.
El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, presentó en Bruselas nuevas ideas “más ambiciosas” a los líderes de la UE para contener el paso de refugiados a suelo comunitario, según fuentes europeas.
Estas propuestas, que contemplan readmitir a todos los inmigrantes irregulares de terceros países que lleguen a la UE a través de Turquía, incluye también exigencias como que los 28 dupliquen su ayuda a Ankara hasta los 6.000 millones de euros de aquí a 2018 para ayudar al país a atender a los más de 2,5 millones de refugiados que acoge.
La delegación turca reclama también adelantar a junio la liberalización de visados para sus nacionales que la ‘hoja de ruta’ prevé para octubre y abrir cinco nuevos capítulos en las negociaciones de adhesión al bloque comunitario. 
La oposición de Hungría, sin embargo, no es el único escollo en la negociación, ya que el resto de países que forman el llamado “grupo de Visegrado” (Polonia, República Checa y Eslovaquia, además de Hungría) también mostraron reservas.
“No están dispuestos a tomar decisiones tan importantes hoy”, explicaron fuentes europeas. Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE tienen en la agenda una nueva cumbre prevista para dentro de diez días, centrada también en la estrategia europea en materia migratoria. Chipre, tradicionalmente opuesto a avanzar en la adhesión de Turquía por su disputa territorial, también plantea problemas para el acuerdo, aseguran las fuentes

El plan para reubicar a los refugiados desde Turquía choca con varios países