La carga de trabajo de los abogados del turno de oficio se duplicó en los últimos cinco años

|

El Ideal Gallego-2011-07-13-008-1eeffd12

a. barbadillo > a coruña
  El aumento demográfico, la creciente inmigración, las nuevas tipologías delictivas y también la crisis están, a ojos del decano del Colegio de Abogados, Antonio Platas Tasende, detrás del aumento de la carga de trabajo que asume el servicio de justicia gratuita, que es el que asesora a aquellas personas que por su capacidad económica no pueden permitirse un abogado de pago. En el último lustro, los 857 letrados que integran en A Coruña el turno de oficio tramitaron hasta 11.715 asuntos, lo que supone el doble de los que gestionaban cinco años atrás y una tercera parte de las asistencias jurídicas de esta clase que se prestan en Galicia.
De esos cerca de 12.000 expedientes que llegaron a sus manos, casi 9.000 –en concreto, 8.599– pertenecían al orden penal, lo que ayer llevó al decano coruñés a hablar de una “globalización del derecho penal” en ascenso y una progresiva “judicialización de los comportamientos humanos”. Los otros 3.000 asuntos, señaló, atañen a la jurisdicción civil, y, en menor medida, a la mercantil y la laboral.
Con los datos en la mano, y aprovechando que ayer se conmemoraba en toda España el Día de la Justicia Gratuita y el Turno de Oficio, el dirigente del colegio quiso reivindicar el “óptimo” servicio que se presta en el partido judicial, a la vista las “escasas quejas” que recibe el ente colegial a este respecto, habida cuenta de su ingente carga laboral.

Pagos “al día” > La situación actual, afirmó Platas, es bien distinta a la que, a principios de 2009, llevó a los abogados a la suspensión de las asistencias como medida de protesta a los retrasos en el cobro de los servicios de justicia gratuita y contra un baremo de honorarios que los profesionales creían injusto: “Aquella fue una huelga muy grave, muy importante (...) Ahora no nos sentimos maltratados para nada”. Solo en 2010, el servicio de justicia gratuita gallego costó a la administración pública –a través e la Xunta– 12,93 millones de euros lo que, según refleja el Observatorio de Xustiza Gratuita, supone un aumento del 34,5% con respecto al ejercicio anterior.
Frente a la gestión y las “posturas conflictivas” del anterior bipartito en la Xunta, el decano coruñés habla ahora de una “perfecta sintonía” con la actual administración gallega, que lleva, aseguró, los pagos de los abogados de oficio “al día”. “Xunta nueva, aire nuevo. Tengo que decir que ‘chapeau’”, resumió el letrado.
Esa nueva sintonía, tanto con el conselleiro como con el director general, no exime a los abogados del avance de la litigiosidad, que se traduce en más carga de trabajo. Preguntado al respecto, el máximo representante de los letrados coruñeses apuntó hacia la crisis económica como causante, en parte, de ese aumento de los asuntos de los que tiene que ocuparse el abogado de oficio. “Claro que influye. El paro, la falta de dinero, dan lugar a problemas familiares”, justificó.

Ámbito laboral >
Sobre esta cuestión ahondó el abogado laboralista y contador de la junta del Colegio, Miguel Orantes, que vinculó con la situación económica el aumento en el número de demandas que la jurisdicción social –asuntos laborales– ha experimentado en los últimos años.
La progresión de la litigiosidad en este ámbito queda reflejada, a ojos este abogado, en el aumento de los tiempos de espera para la celebración de un juicio por despido, la materia que, según expone, absorbe el 80 o el 90% de los asuntos que se tramitan en los juzgados de lo social. “El tiempo de espera por un juicio por despido era de un mes, y ahora se están señalando para finales de año”, ejemplificó Orantes.
Aunque reconoce que esa creciente carga de trabajo no afecta tanto a la justicia gratuita –en 2010 fueron 115 asuntos tramitados–, indica que las demandas que ingresan en los juzgados de lo social se han duplicado en los últimos dos o tres años. Así, si los cuatro que había hasta el año pasado tramitaban una media de mil expedientes por año, hoy los cinco juzgados que existen asumen más de 1.500: “Si no podemos hablar de saturación, sí hay retardo en la jurisdicción social”.
Es el ámbito penal el que, según reconocen los profesionales, aglutina la mayor parte de los asuntos que se tramitan por el cauce gratuito. Sin embargo, y como advirtió el decano de los abogados coruñeses ayer, de esos casi 9.000 asuntos que ingresaron solo en 2010 un 20% llegan a juicio. “Hay demasiadas denuncias, la gente está usando –la judicialización– en demasía”, estimó.
Aunque Platas habla de la incorporación de nuevos tipos delictivos en el Código Penal –como la violencia sobre la mujer, el blanqueo de capitales o ciertas infracciones de la circulación que se han convertido en delito–, reconoce que se tiende a la excesiva judicialización de las relaciones; para frenarlo, aboga por destipificar ciertas conductas nimias y dejarlas para el ámbito administrativo.

La carga de trabajo de los abogados del turno de oficio se duplicó en los últimos cinco años