Los comuneros denuncian fallos en la extinción del incendio de Vilagarcía

Los comuneros comparecieron para pedir nuevas políticas de prevención y extinción de incendios gonzalo salgado
|

Los comuneros unidos en la Mancomunidade de Montes de Vilagarcía comparecieron ayer para pedir una firme implicación política para atajar una serie de deficiencias que, asegura, se produjeron durante la extinción del incendio que se produjo el lunes en Saiar y se extendió a Castroagudín. Para empezar, los propietarios de montes comunales detectan falta de medios. El portavoz, Xurxo Abuín, recuerda que el incendio coincidió con tres circunstancias. “Sequía prolongada, elevadas temperaturas e vento do Norte. Todo o mundo se podía dar conta que podía ser catastrófico. Todo o mundo menos eles”, asegura en referencia a la administración autonómica.
Y es que los comuneros aseguran que al inicio del fuego solo había un avión apagando. “Co bipartito compráronse medios e chegou o PP e vendeunos”, asegura Abuín. Los comuneros se suman a las críticas vertidas por Julián Abuín y piden efectivos “profesionales” en las brigadas antiincendios. “Se un rapaz quere sacar uns eurillos en verán que sexa camareiro pero non brigadista. A algúns se lle agarrotaban as pernas e non eran capaces de entrar. Outros tragaban humo e tosían”, asegura el portavoz de la Mancomunidade.
El comunero de Rubiáns, parroquia que también se vio afectada por el incendio, señala que algunos efectivos que se desplazaron desde otros municipios “estaban apoiados no camión e dixeron que non podían actuar ata que lles deran a orde. Ou se está ou non se está”.
Otra queja de los comuneros es la falta de coordinación. “É doloroso ver que non había un técnico cualificado que dirixira as labores de extinción”, asegura el portavoz de la Mancomunidad, que también critica que “dos escasos medios que había algúns estaban reservados a preservar o Polígono do Pousadoiro, o campo de golf e os viñedos”, en palabras de Xurxo Abuín.
Por todo ello, los comuneros proponen una serie de medidas que pasan, en primer momento, por incrementar la prevención y subvencionar a las comunidades para que limpien y contraten personal. En este sentido, también piden una campaña de concienciación sobre los particulares titulares de minifundios. Y, en segundo lugar, en caso de incendios, apuestan por una actuación profesional que denominan “enfrontarse ao lume”. En este sentido, Abuín señala que “é obvio que hai que incrementar as brigadas profesionais e facer unha formación continua dos seus membros que garantice a súa eficacia e a súa seguridade”.
Para que sus quejas no se queden en el tintero, los comuneros pedirán un Pleno extraordinario y monográfico sobre este asunto.
Por otra parte, la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, visitó ayer la zona afectada junto a los alcaldes de Caldas y Vilagarcía y mostró su solidaridad con los vecinos afectados. “É hora de traballar xuntos para evitar novos incendios e facer balance de por que se producen, así como que medidas debemos tomar”, aseguró Silva.
También el candidato del Partido Socialista a la Xunta de Galicia, Xoaquín Fernández Leiceaga, se dejó ver por Castroagudín para mostrar su solidaridad.
Uno de los cuerpos que estuvo presente en el operativo de Xiabre fue de los Bomberos, pese a que su misión no es la de los incendios forestales. Ante la gravedad del fuego, los efectivos no dudaron en salir del parque y estuvieron hasta altas horas de la noche tratando de controlar las llamas.La Mesa Intersindical de Bombeiros se manifestaba ayer en este sentido y recordaba que, a diferencia de lo que sucedió en 2006, en la actualidad los efectivos de los parques comarcales “atópanse inmersos nun proces de folga laboral que dura xa máis de dous anos” y que “ven motivada principalmente polo incumpremento da Lei de Emerxencias de Galicia por parte da administración autonómica. Sin embargo, en una situación ante la cual “espértasenos o temor de que se repitan episodios como os acontecidos no verán de 2006”, desde la Mesa Intersidical promueven que los bomberos que estén en huelga, aún pudiendo acogerse a este derecho, acudan a sus puestos.
Arousa continúa en alerta. Durante la noche del martes al miércoles se produjeron incendios en András, con 3.000 metros cuadrados de monte arbolado quemado, y en Caldas, en las inmediaciones de Clesa, que por el riesgo que conllevaba requirió la presencia de Emerxencias de O Grove. Por la tarde se apagaron varios focos en Meaño.

Los comuneros denuncian fallos en la extinción del incendio de Vilagarcía