Víctor tiene razón

16 mayo 2011 BARCELONA, 15/05/2011.- Los jugadores del Deportivo de la Coruña realizan el pasillo de honor a los jugadores del FC Barcelona por su título liguero momentos antes del inicio del partido, correspondiente a la trigésima s&
|

Puntuar en el Camp Nou será complicado para el Depor aunque el Barcelona salga dormido y plagado de suplentes. A nadie se le escapa. Pero no se puede ira a un campo como el catalán con la mentalidad de que esta jornada ‘no es de nuestra Liga’.

Víctor tiene razón. Lleva tiempo escuchando que el Depor debería haberlo arreglado el domingo (cosa que es cierta) pero no se puede dar por perdido un partido de antemano sea quien sea el rival.
El Barcelona no ha empatado en su estadio ‘todavía’ esta temporada. Ha ganado en el 88,8% de sus enfrentamientos, 16 victorias y dos derrotas, por 0-1, ante Celta y Málaga. Es un ogro, sin duda. Pero se le puede atizar si salen bien las cosas.

victorias
El actual entrenador del Depor protagonizó la primera victoria en la historia coruñesa en el Camp Nou. Fue en la temporada 2000/2001. Djalma abrió el marcador en el minuto 5. Rivaldo empató en el 14. Luis Enrique, el actual entrenador culé, puso el 2-1 en el 34 y Víctor Sánchez del Amo anotó el 2-2 en el 76 y el definitivo 2-3 en el 89.
El Depor volvió a ganar en 2002/2003 (2-4) y 2003/2004 (0-2). Eran otros tiempos, es evidente, pero son victorias que todavía se recuerdan.

el empate de lotina
El Barcelona de Guardiola hizo un ejercicio de bonhomía en mayo de 2015 cuando alineó a muchos suplentes y jugadores del filial y dejó jugar al Depor, que estuvo a punto de llevarse la victoria en los minutos finales del encuentro. Finalmente el resultado fue un  0-0 que cualquier deportivista ‘firmaría’ en la actualidad’. Las diferencias entre ambas plantillas, como hoy, eran abismales, pero se consiguió un punto.
El Barça ya ha visto cómo, siendo campeón, un equipo en apuros le ganaba en su estadio. En el penúltimo partido de la 2008/2009 lo hizo el Osasuna, por 0-1 con gol de Pandiani, y mantuvo la categoría.
Los culés, de descanso hasta el jueves, tienen por delante dos finales, la de Copa y la de Champions. Aunque a nadie le gusta perder es de suponer que los azulgrana no tendrán la intensidad mostrada en otros partidos.
De cualquier manera es un equipo demoledor, pero el que se juega la vida es el conjunto deportivista que, independientemente de otros resultados, tiene que salir al Camp Nou a dejarse el alma y la vida. Del coraje del equipo dependerán las posibilidades de puntuar. n

Víctor tiene razón