Benjamin Netanyahu solicita que se le entregue el mandato para tratar de formar Gobierno en Israel

Benjamin Netanyahu quiere formar Gobierno tras el fracaso de Beny Gantz | EFE
|

Minutos después de que el presidente de Israel, Reuvén Rivlin, rechazase conceder a Beny Gantz una prórroga del plazo para formar gobierno (que finaliza hoy por la noche) el Likud de Benjamín Netanyahu pidió que se le entregue a este el mandato para intentarlo. “El movimiento Likud pide de nuevo al presidente Rivlin que transfiera el mandato al primer ministro Netanyahu, líder del partido más representado en la Knéset y con 59 recomendaciones (de 120)”, señaló el partido en un comunicado.

El conservador Likud considera coherente tomar este rumbo, puesto que  simplemente supondría que la Presidencia deshaga “lo que se hizo después de las pasadas elecciones en septiembre, cuando transfirió el mandato del primer ministro Netanyahu al diputado Gantz”.

Rivlin rechazó ayer prolongar a Gantz los 28 días que tuvo para las negociaciones de formación del Ejecutivo, llevadas a cabo con el Likud para arribar a un gobierno de unidad, pero que aún no llegaron a buen puerto. La prórroga que prevé la ley, de catorce días, depende de la voluntad del presidente, pero se suele conceder automáticamente.

Sin embargo, Rivlin señaló en el comunicado de rechazo que, en vez de entregar el mandato a otro líder político, devolvería el asunto al Parlamento, que tendría 21 días para remitir el encargo a cualquier diputado al que considere con posibilidades de montar un Ejecutivo que reciba la aprobación de una mayoría simple de 61 de los 120 legisladores.

El encargo, de este modo, podría llegar finalmente a Netanyahu, aunque no se lo entregue directamente el presidente. Sin embargo, todo apunta a que tendría que salvar antes un escollo, puesto que ayer se presentó ante el Tribunal Supremo una petición para impedir que un diputado acusado formalmente de delitos pueda recibir el encargo de formar gabinete, informó el digital “Times of Israel”.

Situación similar

El Supremo ya recibió una petición similar en enero, pero declinó pronunciarse alegando que no podía juzgar sobre situaciones hipotéticas y que valoraría el asunto si se daba la situación.

La ley israelí obliga a dimitir a un ministro encausado, pero no así a un primer ministro, y no hace referencias a la posibilidad de que un acusado tenga la oportunidad de formar gobierno.

Netanyahu está acusado de tres cargos de corrupción y su juicio debería haber comenzado el pasado mes de marzo, pero a causa de la alerta por coronavirus en el país, el Ministerio de Justicia, en manos del Likud, suspendió los procedimientos judiciales, posponiendo la vista hasta mayo.

Politiqueos

La negativa de Rivlin a Beny Gantz es una forma de decirles a los partidos que se dejen de politiqueos, disputas y egocentrismos y que pongan por encima de todo el bien y las necesidades de los ciudadanos. La decisión de Gantz de negociar con “Bibi” (Netanyahu) un amplio Ejecutivo de unidad le costó la práctica disolución de Azul y Blanco, la plataforma con la que encabezó tres comicios, partida entre los que apoyaban a su líder y los que se negaban a gobernar con este y los ultraortodoxos.  

Las negociaciones avanzaron y los mayores asuntos parecían resueltos. Netanyahu lideraría el Gobierno 18 meses y Gantz el siguiente año y medio y se hablaba de acuerdo sobre el nombramiento del presidente del Parlamento. Pero el toma y daca se estancó con un asunto espinoso: la recomposición del Comité de Nombramientos Judiciales.

Benjamin Netanyahu solicita que se le entregue el mandato para tratar de formar Gobierno en Israel