Salvador asegura que las auditorías de Nostián “no concluyen nada”

09 agosto 2013 A Coruña.- Los trabajdores de Nostián preparan nuevas medidas para endurecer la huelga El piquete frente a la entrada de la planta de reciclaje continúa con su protesta
|

La solución para la planta de Nostián se torna cada vez más complicada. El Ayuntamiento sigue sin mostrar los resultados de las auditorías, y ayer el concejal de Medio Ambiente, Enrique Salvador, añadió un dato más sobre los estudios realizados por una empresa externa en las instalaciones de reciclaje: “Las auditorías no concluyen absolutamente nada”.
El concejal asegura que los análisis lo que hacen es ofrecer “una foto fija” de Nostián, pero no son una salida en si misma a la situación de la planta, en cuyo interior sigue latente el conflicto laboral que mantienen desde finales de julio los trabajadores y la concesionaria de las instalaciones, Albada. Aunque en más de una ocasión el gobierno local aseguró que las auditorías serían empleadas como herramienta para crear un plan de viabilidad para Nostián, todavía no se han logrado los porcentajes de reciclaje para los que fue creada la factoría en el año 2000 –el objetivo era tratar el 65% de los residuos–, y el Ayuntamiento sigue pagando por el sobrecoste de enviar la basura que no se recicla a un vertedero.

el futuro
Nostián era uno de los objetivos del PP durante la campaña electoral de 2011, en la que se prometió someter a la planta de tratamiento de basura a una auditoría, dar a conocer los resultados a los vecinos y modificar la forma de funcionar de la factoría hasta el momento.
Durante los días más intensos de la huelga del pasado verano, el alcalde, Carlos Negreira, decidió intervenir firmando un convenio con el Consorcio das Mariñas para permitir la entrada del ente supramunicipal en la gestión de la planta, con el fin de mejorar los números de las instalaciones y garantizar la supervivencia del modelo de reciclaje.
En ese momento, el regidor recordó el acuerdo que firmó el bipartito en 2011, en el que se reconocía una reclamación de la concesionaria de 30 millones de euros por el sobrecoste de trasladar la basura a un vertedero, y se reducía de un 60 a un 45% el porcentaje que se debía tratar en la planta. Según declaró en ese momento, el objetivo del gobierno local era acabar con ese “sobrecoste”, que supuso que en 2012 el Ayuntamiento pagase 1,2 millones más por el tratamiento de basura que en 2010.
El responsable de Medio Ambiente defendió ayer que el porcentaje de reciclaje se incrementó en un 7% desde la llegada del PP a la alcaldía, y que se están dando los pasos para que el modelo de Nostián resulte sostenible en el tiempo.
Hace 13 años, la planta surgió como la gran esperanza al problema de la basura coruñesa tras el derrumbamiento del vertedero de Bens. Aunque a lo largo de los últimos años se plantearon opciones para mejorar los niveles de reciclaje y el rendimiento de las instalaciones –como el intercambio de residuos con Sogama, durante la época del bipartito en la Xunta–, las posibles soluciones nunca llegaron a materializarse y Nostián sigue, casi, en el mismo punto de partida.
Salvador espera que, una vez se solucione el conflicto laboral, pendiente de mediación, según señaló el propio edil, el Ayuntamiento pueda “sentarse a negociar” el futuro plan de viabilidad de las instalaciones.

Salvador asegura que las auditorías de Nostián “no concluyen nada”