El vencimiento del contrato de servicio obliga al gobierno municipal malpicano a cerrar la piscina

|

IMG_4268_04645.31

  redacción > Malpica

  Eduado Parga, nuevo alcalde de Malpica, explicó que el acuerdo con Aqueacenit, al ser  un contrato menor, no puede prorrogarse. Por este motivo, el Concello se ve obligado a cerrar temporalmente la piscina climatizada municipal a partir de mañana, a solo un mes de haberse puesto en funcionamiento para los vecinos del municipio.
Desde su primer día como regidor una de las prioridades de Parga fue ponerse al tanto de la situación de la Casa da Auga. Para ello, una vez en el sillón de alcalde, envió a los técnicos municipales a inspeccionar las instalaciones y hacer un informe.
Y es que la actual situación de las piscina no es del todo regular. Según Parga falta gestionar los permisos de la Consellería de Industria, “e algún outro” que aún desconoce al no haber recibido por los momentos el informe técnico. A esto hay que añadir que carece de servicio eléctrico propio, ya que actualmente se abastece de un enganche con el polideportivo municipal.
Por los momentos la secretaría  municipal estudia la mejor opción para la gestión de la piscina, tras lo cual se decidirá si “facer unha nova contratación ou que a xestión e o mantemento os leve o Concello”, explicó el alcalde. La municipalidad espera atar los últimos flecos lo más pronto posible para que, posiblemente en septiembre, se ponga en marcha de nuevo, esta vez de forma definitiva, la piscina malpicana.
Otro problema que sigue sin resolverse es el de los accesos al complejo, para lo que es necesario disponer de parte de los terrenos que circunvalan el cementerio parroquial y que son propiedad de la administración eclesiástica. Los últimos acercamientos entre representantes locales y del Arzobispado de Santiago se acordó encargar sendas tasaciones para adquirir los terrenos.
Cabe recordar que el inicio del período electoral empujó al entonces gobierno socialista a inaugurar de forma “simbólica” un recinto sin accesos y sin agua. La paradigmática situación puso a Malpica bajo los focos nacionales al ser motivo de burlas del Gran Wyoming en su programa El Intermedio.
La imagen de Varela Rey y del subdelegado del Gobierno, José Manuel Pose Mesura, recorriendo el fondo de una piscina vacía causaron la desaprobación de la oposición que acusó al alcalde de poner en ridículo al municipio por un fin electoralista.


 

El vencimiento del contrato de servicio obliga al gobierno municipal malpicano a cerrar la piscina