Investigadores señalan que Vidal Armadores llegó a declarar la carga de merluza negra como atún o mero congelado

Copia de Diario de Arousa-2016-03-11-016-623eca0e
|

Los investigadores de la causa contra las empresas vinculadas a la sociedad riveirense Vidal Armadores por pesca ilegal de especies protegidas en aguas de La Antártida señalan en sus diligencias que el buque “Kunlun” llegó a ser detenido en Tailandia después de arribar a mediados del  mes de marzo del año pasado al puerto de Phuket, tal y como les comunicaron los representantes de la autoridad de dicho país oriental. 
El motivo de la adopción de dicha medida no fue otro que comprobaron que la declaración que se hacía de la mercancía transportada no coincidía con la real, “ya que se declararon 183 toneladas de mero congelado cuando en realidad se llevó a cabo la descarga de 183 toneladas de merluza de profundidad”, señalan. 
A instancias de la documentación que aportan los investigadores, la magistrada del Juzgado Central de Instrucción Número 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, señala que los responsables del buque quebrantaron las órdenes de las autoridades tailandesas y abandonaron el citado puerto el 8 de septiembre. 
Añade que las autoridades senegalesas, con motivo de las actuaciones que se están llevando a cabo en ese país por la llegada del buque “Asian Warrior” –nombre actual del “Kunlun”– al puerto pesquero de Dakar, informaron que la mercancía descargada fue declarada como atún. 
La merluza negra o de profundidad, con un tamaño de más de dos metros, unos 100 kilos de peso y de carne blanca, es una especie protegida que sólo se puede capturar por cuotas establecidas y que llega a se denominada “oro blanco” por el alto valor que alcanza en el mercado. 
“Sin embargo, todo parece indicar que, a falta de recibir las muestras intervenidas en Vietnam, realmente se trataría de la misma merluza austral que ya se trató de descargar con anterioridad en Tailandia”. 
Además, señalan que las autoridades senegalesas también informaron que en algunos de los documentos que el buque presentó para su entrada al puerto se reseñaba que procedía de Nouadhibou (Mauritania), “hecho que tampoco parece corresponderse con la realidad”, se dice en el auto.
La documentación aportada por los investigadores pone de manifiesto la existencia de un entramado compuesto por empresas nacionales junto con otras ubicadas en países como Belize, Suiza o Panamá. 
Precisa que en todos los procedimientos de compras, ventas y reconocimientos de deuda únicamente están implicadas empresas de dicho grupo y que las personas que están detrás de las mismas son los ahora investigados. 
Concretamente, se refieren a que en una escritura de un crédito por valor de de 2,1 millones de euros firmada en el mes de marzo de 2004 en Riveira, el armador Antonio Vidal Suárez actúa como administrador único de Vidal Armadores SA y apoderado solidario de Mabenal SA (Uruguay), que fue operadora del buque “Songhua”, que entre febrero de 2003 y noviembre de 2007 se llamaba “Paloma V”, según el listado aportado por la Ccmlar.

Investigadores señalan que Vidal Armadores llegó a declarar la carga de merluza negra como atún o mero congelado