Fernando Vázquez: “No es falta tocar; presiónale”

|

Fernando Vázquez cuida cada detalle y ayer durante el entrenamiento en Abegondo, con una importante carga táctica, no dudó en corregir cada vez que fue necesario a sus jugadores, buscando que hiciesen exactamente lo que les pedía.

El técnico de Castrofeito trabajaba con un grupo compuesto por dos equipos, con y sin peto, uno atacaba y el otro defendía, con la presencia de un único portero, Aleksandar Jovanic,

Mientras, el otro grupo de futbolistas hacía esprints y tareas de resistencia con Pombo, uno de los preparadores físicos del club blanquiazul.

“No es falta tocar; presiónale para que vaya hacia atrás”, pedía el preparador, exigiendo a sus jugadores intensidad y que no dejasen pensar al oponente con el balón, impidiéndole avanzar con el esférico.

Muchas indicaciones
El míster del Deportivo paraba en muchas ocasiones la tarea para dar instrucciones.

A veces, lo hacía para indicar si algún jugador había ocupado mal un espacio e incluso enseñando con ejemplos cuál tenía que ser la correcta colocación del cuerpo a la hora de defender y tratar de impedir el avance del oponente. 

Tras este ejercicio, el entrenamiento proseguía con fútbol en espacio reducido, esta vez con dos porterías, ejerciendo bajo palos y turnándose, el meta del Juvenil, Alberto, Álex Cobo, del Fabril, además del propio Jovanovic.

Susto con Eneko
Durante un partidillo de posesión, Eneko Bóveda daba el susto en la sesión, al llevarse un golpe durante una pugna con un compañero.

Era atendido en el campo por el doctor Carlos Lariño, y tenía que abandonar el partidillo, a una portería, de forma momentánea.

Tras probar sus sensaciones, unos minutos después podía continuar, aunque acababa el entrenamiento en Abegondo con una pequeña herida la pierna derecha, a la altura de la espinilla.

Fernando Vázquez: “No es falta tocar; presiónale”