Wert reaviva el debate al defender que se “españolice” a los alumnos catalanes

gra77. madrid, 10/10/2012.- el ministro de educación, cultura y deporte, josé ignacio wert, durante su intervención hoy en la sesión de control al gobierno en el congreso de los diputados, en la que ha dicho que el interé
|

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, afirmó ayer que el “interés” del Gobierno es “españolizar a los alumnos catalanes”, una manifestación que provocó un aluvión de críticas de los partidos de la oposición y de la Generalitat, que la tildó de “preconstitucional”.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comentó esta polémica desde París y, tras dejar claro que no conocía las declaraciones del ministro, subrayó que en materia educativa lo que él desea es que haya “buena convivencia” y que “todo el mundo se sienta orgulloso de ser a la vez catalán y español”.

La polémica se inició en la sesión de control en el Congreso cuando Wert apuntó que la idea del Ejecutivo es “españolizar” a los estudiantes de Cataluña para que “se sientan tan orgullosos de ser españoles como catalanes”, y añadió que estas dos identidades “enriquecen y fortalecen” al alumnado. Horas más tarde, aclaró que él apuesta por un equilibrio entre su “doble identidad”. “Se trata simplemente de que los alumnos catalanes, como alumnos españoles que son, sean capaces de vivir equilibradamente el orgullo de ser españoles con el orgullo de ser catalanes”, manifestó.

 

independencia y educación

El ministro respondió al diputado del PSC Francesc Vallés, quien preguntó al Gobierno si cree que hay evidencias que relacionen el crecimiento del sentimiento independentista en Cataluña con su sistema educativo.

La respuesta de Wert provocó la reacción inmediata del diputado socialista, que la consideró propia de la “formación del espíritu nacional” y del sistema educativo de la posguerra.

Tras Vallés hubo otras voces críticas, especialmente la de la Generalitat, que opinó que la idea de Wert responde a una “visión preconstitucional de España”, en palabras de la consellera catalana de Enseñanza, Irene Rigau. “Estamos ante una involución muy clara y explícita” ha advertido Rigau, para quien el Gobierno del Partido Popular quiere “una escuela con ámbitos identitarios españoles y en lengua castellana”.

En esta línea, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, dijo que las palabras de Wert “alimentan el independentismo” y añadió que lo más preocupante es el “riesgo de exclusión social en Cataluña”.

Desde las filas del PSOE también se sucedieron los reproches al ministro, al que entre otras cosas han acusado de querer volver a los años sesenta.

El secretario general del grupo socialista en el Congreso, Eduardo Madina, echó mano del sarcasmo y afirmó que los dirigentes del PP “critican a otros nacionalistas” aunque ellos “son el mismo producto en diferente envase”.

Desde el PSC, su primer secretario, Pere Navarro, calificó de “barbaridad” lo dicho por Wert y añadió que las palabras del ministro confirman que el PP quiere una España “uniforme”.

Para ERC, el Gobierno está tratando de construir una nación “con calzador” y recordó que las polémicas declaraciones llegan en vísperas del Día de la Hispanidad “de infausta memoria para los ‘descubiertos’ evangelizados y adoctrinados de América”, según la portavoz de Esquerra en el Parlament, Anna Simó.

El coordinador general de IU, Cayo Lara, se preguntó por qué Wert no trabaja para mejorar la educación de “todos los ciudadanos” que es para lo que “se supone que está”.

Sí respaldó lo dicho por el ministro el PP, que entiende que lo que Wert quiere es que “primen unas enseñanzas comunes” para los estudiantes españoles. Según la secretaria de Educación del partido, Sandra Moneo, con independencia de la expresión empleada, lo que quiso Wert es mostrar un planteamiento que siempre han defendido el PP y el Gobierno: la “convivencia” entre esas enseñanzas comunes y las propias de cada comunidad.

Por su parte, Ciutadans invitó al ministro a hacer cumplir la sentencias que establecen que el castellano sea también lengua vehicular en las escuelas catalanas.

 

Wert reaviva el debate al defender que se “españolice” a los alumnos catalanes