El Ayuntamiento llena un hostal con 34 sintecho por el toque de queda

Un sintecho durante su confinamiento en Riazor | Pedro puig
|

El Ayuntamiento ha decidido confinar a más de treinta sintecho de la ciudad en un hostal durante el tiempo que se prolongue el toque de queda. Esta medida se puso en marcha días después, el alojamiento tiene capacidad para 38 huéspedes, y está a punto alcanzar esa cifra, pero desde el Ayuntamiento no han detallado qué medidas piensan adoptar, en caso de que así suceda, si piensan alquilar otro hostal o, buscar otra fórmula de alojamiento.

Hay que señalar que los sintecho tienen completa libertad de circulación durante el día, como cualquier otro ciudadano. Sin embargo, durante la noche,, cuando se hace efectivo el toque de queda, (desde las once de la noche hasta las seis de la mañana) un coche patrulla de la Policía Local monta guardia frente al hostal para asegurarse de que se mantiene el toque de queda. Allí mismo se les da de cenar.  

Hay que señalar que los Servicios Sociales tienen una lista de individuos que viven normalmente en la calle y son estos los que tienen acomodo en el hostal, así que de momento no esperan que crezca la demanda, aunque no todos los sintecho han aceptado refugiarse en el hostal, a pesar de los intentos de las trabajadoras sociales por convencerlas.

Precedentes

No es la primera vez que el Gobierno local adopta esta medida: durante la cuarentena, alojaron a tres indigentes en un hostal de la periferia, puesto que mostraban síntomas de contagio del coronavirus.   

Pero el grueso de la población que vive en la calle fue acogida entonces en el pabellón de deportes de Riazor, una medida que no se pudo adoptar en esta ocasión por el simple hecho de que ahora  el pabellón ya está en uso, así que la Concejalía de Bienestar Social se ha visto obligado a recurrir a alquilar todo el hostal. En aquella ocasión, durante el confinamiento, también comenzaron reuniendo a poco más de treinta individuos, pero hubo un efecto llamada de municipios vecinos y Riazor acabó albergando más de cien sintecho, sobre pasando todas las expectativas de los Servicios Sociales.

Sin embargo, las autoridades señalan que este caso es distinto porque no estamos hablando de confinamiento, sino de toque de queda, y estas personas en riesgo de exclusión social pueden moverse a su antojo y acudir a las otras instituciones benéficas durante el día. Solo aquellos que se niegan a acudir a estas, los que normalmente viven en la calle y no en pensiones o refugios, están acogidos en el hostal. Suelen ser individuos poco colaboradores y refractarios a las normas sociales, pero por el momento no se han registrado incidentes.

El Ayuntamiento llena un hostal con 34 sintecho por el toque de queda