Los conserjes de las instalaciones deportivas siguen a la espera de un acuerdo sobre los horarios

04 marzo 2018 A Coruña.- El Palacio de los Deportes de Riazor es una de las instalaciones deportivas municipales en las que trabajan los conserjes que acusan a la adjudicataria de represalias
|

Los conserjes de las instalaciones deportivas acumulan varios meses a la espera de que la adjudicataria del servicio atienda sus demandas sobre los horarios de trabajo, una disputa que se produce desde hace tiempo.
La próxima semana está previsto que ambas partes mantengan un encuentro para tratar de solucionar las diferencias que existen y que incluso fueron llevadas al juzgado en el pasado, con sentencia favorable a los trabajadores.
Los empleados de las instalaciones deportivas municipales realizaron hace varios meses una serie de peticiones a la concesionaria y todavía están a la espera de que sean aceptadas. En caso de que no sea así, meditan la posibilidad de llevar a cabo paros u otras medidas de protesta.
Ante la falta de acuerdo entre ambas partes se produjo la mediación del concejal responsable del área, José Manuel Sande, pero a la falta de la reunión de esta semana su intervención no significó progresos relevantes. De hecho, está por ver si en la reunión del próximo miércoles hay acuerdo ya que la empresa quería en un principio postergarla hasta la semana una semana más tarde.
El comité de empresa tiene la intención de que se llegue con las ideas claras al encuentro del miércoles para intentar poner punto final y no que las negociaciones continúen extendiéndose como hasta ahora.

Otras quejas
A las demandas de los trabajadores se une que el contrato de este servicio finalizó en el año 2016, lo que obliga a pagar sus facturas con reparos por parte del interventor municipal.
Cerca de cumplirse los dos años desde que concluyó el contrato, el Gobierno local sacó a licitación uno nuevo a finales del mes pasado aunque todavía pasarán algunos meses hasta que pueda entrar en vigor.
La situación de incertidumbre que viven los conserjes de las instalaciones deportivas municipales se une a las denuncias realizadas esta semana por algunos clubes. La Asociación Coruñesa de Waterpolo y Galicia Rollers denunciaron “represalias” y “reparto injusto” de las horas para utilizar los recintos por parte de la Concejalía de Deportes, dirigida por José Manuel Sande. El PP mostró su apoyo a las entidades y solicitó al Gobierno local mayor transparencia y un reparto equitativo.
También el Partido Socialista mostró en los últimos días su malestar con la situación que se está viviendo en torno a las instalaciones deportivas y señaló que existen “graves problemas de gestión”.
Los socialistas reclamaron diversas mejoras en varios recintos de la ciudad y también mostraron su apoyo a un grupo de usuarios de la piscina de Riazor que se enfrentan a un expediente de expulsión por una disputa sobre los derechos de uso del espacio.

Los conserjes de las instalaciones deportivas siguen a la espera de un acuerdo sobre los horarios